La compañía de teatro universitario El Barracón, con “La piedra oscura” de Alberto Conejero,  han conseguido un trabajo de alto nivel, que muy bien podría representarse en cualquier teatro comercial. El texto es tierno, intenso y lleno de matices. La dirección es de César Gil y Carlos Manrique y los actores son el propio Manrique y Alejandro García. En conjunto consiguen mostrar la esencia de esta historia de redención, de amistad y también de amor con un trabajo brillante y comprometido que llega al corazón del espectador.

El texto de Alberto Conejero nos lleva a la guerra civil española y está inspirado en la figura de Rafael Rodríguez Ranpún, pareja de Federico García Lorca y compañero de la compañía de teatro “La Barraca”. Lorca ha muerto, y Rafael que lucha en el bando republicano ha sido hecho prisionero y espera sentencia y una probable muerte en Santander. Encargado de su vigilancia está Sebastián, un joven casi adolescente, enrolado en las filas nacionales sin saber por qué. Entre ambos se entabla una conversación que muestra por un lado la mirada inocente de Sebastián que no entiende la guerra, que se pregunta el por qué. Y por otro lado, el prisionero, sabedor de su próximo final que quiere recordar y mantener en la memoria a Federico García Lorca. En la forma su intención es asegurarse que no se pierdan algunos textos del genial poeta y escritor. En el fondo quiere asegurar la memoria del poeta y redimirse porque sabe que quizá no estuvo a la altura en su momento.

Una escena del montaje

Un texto necesario sobre la guerra civil española y sobre la memoria de los derrotados y  también de muchos de los vencedores, porque en una guerra perdemos todos, o casi todos. A mi esta historia me trae a la actualidad, a la Ley de la memoria histórica, a los cientos de personas que quieren saber y localizar a sus muertos, muchos perdidos e ignorados bajo montones de cal y tierra en cunetas de nuestro país. Personas que tienen todo el derecho a saber de sus antepasados, a enterrar a sus muertos. Solo así conseguiremos pasar una página de nuestra historia reciente aún no resuelta

Tuve la oportunidad de ver este montaje en el Centro Dramático Nacional con las interpretaciones de Daniel Grau y Nacho Sánchez, con un altísimo nivel especialmente en este último.

César Gil, co-director

Carlos Marique, actor y co-director

Ahora, hace apenas unas semanas he podido ver este nuevo montaje de “La piedra oscura” de El Barracón en el Certamen de Teatro Universitario de la UCM 2018. Allí consiguió el segundo premio al mejor espectáculo, mejor dirección y mejor interpretación masculina protagonista. Tres galardones para un trabajo serio, rotundo y de gran nivel. Muy buena dirección de César Gil y Carlos Manrique sabiendo captar la esencia y la emoción del texto de Conejero. Brillante trabajo actoral de Alejandro García y sobre todo de Carlos Manrique, que está espléndido sobre las tablas, logrando trasmitir esta esencia, el mensaje y emocionar al público. Actores y director a los que también he tenido la oportunidad de ver en la versión de Ernesto caballero de “El Señor Ibrahim y las flores del Corán” otro gran trabajo de la Compañía El Barracón con varios premios conseguidos.

Enhorabuena por este montaje de El Barracón de “La piedra oscura”. Espero pueda ser disfrutado por el público en general sobre las tablas del teatro.

Anuncios

Los dos siguientes días, Mario no quiso salir de casa. Aún le dolía bastante el costado después del golpe en la presa. Pasaban las horas y todavía le dolía, aunque más que el costado era el corazón lo que más tristeza le provocaba. Se seguía aplicando la pomada con esmero, aunque después de la reticencia inicial, ahora dejaba que fuera su abuela quien le aplicase la misma. Por cierto, con bastante mejor maña que el propio Mario.

Era tiempo de curar heridas otra vez. ¿Por qué me habré enamorado de Rosa, si ella no me quiere? Era la pregunta que le rondaba una y otra ven en su cabeza. Recuperó la lectura y la televisión. Era extraño porque casi no recordaba la última vez que hacía eso en el pueblo. Solo Marcos pasó por su casa un par de veces a preguntar por él. La primera vez le despidió, pero la segunda le dejó entrar y se fueron a  la tenada de la parte posterior de la casa.

Allí entre un montón de aperos viejos y en desuso, además de un arado roñoso que había dado todo lo que tenía en otras épocas, Marcos le preguntaba que tal. No fueron necesarias muchas palabras, se conocían desde que tenían uso de razón.

“No sé, es todo muy complicado. Además me duele el costado y no puedo hacer muchos esfuerzos”. Dijo Mario

“Ya, pero eso no significa que no puedas salir con la cuadrilla. Están todos preguntando por ti”

“Y seguro que también se estarán riendo por la caída de la presa”, apuntaló Mario frunciendo el ceño demostrando disgusto.

“Si, se ríen y lo comentan, ya sabes como son. Pero también están preocupados y se preguntan si estás bien, piensan que igual te has hecho daño”

“Y Rosa ¿ha preguntado por mí? Y Miguel,  ¿que ha dicho?”

“Es que estos días les hemos visto poco. Han estado mucho tiempo solos los dos”. Mientras Marcos decía esto, Mario sintió como un cuchillo entrando en su corazón

Perfecto. Está claro. Pues no hace falta que salga. Que les vaya muy bien”. Las palabras salían de la boca de Mario atropelladas, con prisa, rotundas y casi sin pronunciarse. Elevó la voz y acompaño las frases de un tono de enfado que no quería ocultar

“Y los demás ¿qué? ¿Solo te importan Rosa y Miguel?” le contestó Marcos también elevando el tono de voz

“No, sabes que no, pero es que no me apetece salir y verles juntos tonteando y sobre todo sabiendo Rosa lo que siento por ella”

Marcos aceptó lo que interpretó como una disculpa. “¿Sabes quién me pregunta por ti cada vez que me ve? Marta. Ayer vino con una amiga hasta aquí, pero no se atrevió a preguntar”.

Mario giró la cabeza para mirar a Marcos, pero no dijo nada

“Esta noche tenemos cena en la peña. ¿Vas a venir?” Insistió Marcos con la intención de arrancar una respuesta positiva de su amigo. Le veía más triste y derrotado que nunca

Pasaron unos minutos en que ninguno de los dos dijo nada. Se movían en silencio entre los viejos aperos. Marcos esperaba ansioso la respuesta de su amigo, pero como ésta no llegaba, se dirigió hacia la puerta para marcharse.

“Si no vas a venir, me paso esta noche por aquí y jugamos a las cartas” Jaime nos ha explicado un juego nuevo muy divertido. “Si tu no vas, yo tampoco iré”, sentenció Marcos. “Quedan pocos días de verano y tenemos que aprovechar los últimos días para estar juntos. Luego todos volveremos a la ciudad, al instituto y habrá que ponerse otra vez a estudiar y todo el rollo ese”

“Bueno, lo pensaré, pero no les digas nada.”


Dados es un montaje que tiene un doble valor: por lo que cuenta y por como lo cuenta. Habla de transexualidad, una realidad social dura y compleja que afecta a muchas personas y familias y que requiere comprensión y apoyo. Y también por cómo lo cuenta, con un montaje soberbio, con un texto brillante regado de un vocabulario fresco y cercano y unas interpretaciones sorprendentes naturales y desbordantes de realismo.  Teatro joven y para jóvenes que girará por institutos a partir de septiembre. (más…)


Un nuevo Top7conDuende con los mejores montajes que he visto entre los meses de abril y junio de 2018. Son todos los que están, pero puede que falten otros que no he tenido la oportunidad de ver. En lo más alto del ranking dos referencias clásicas, por un lado  “Ensamble-Hijos de Grecia” en Clásicos en Alcalá. Un montaje valiente y arriesgado con los hijos de algunos héroes de la Grecia clásica, personalizados y convertidos en contemporáneos por un grupo de actores con momentos realmente impactantes. Y por otro lado, el Top2 lo último de la Compañía Nacional de Teatro Clásico,  “El burlador de Sevilla”, en torno a ese Don Juan magnífico que interpreta Raúl Prieto lleno de oscuridad caminando de la mano del deseo hasta el desastre total. (más…)


Más de 12 horas de teatro en una experiencia mágica de teatro con la compañía Los números imaginarios. En un escenario único, como el Corral de Comedias de Alcalá de Henares y en el marco del festival Clásicos en Alcalá, el domingo 17 de junio pudimos disfrutar con teatro hecho desde las entrañas, del que sabe y huele, teatro que te golpea, te provoca, te pregunta y sobre todo te hace disfrutar. (más…)


Y  no se equivocó. Pasados dos interminables días, en los que había dejado a su mente vagar sin rumbo fijo recordando las experiencias de sus últimas horas, se presentó en la clínica a recoger los resultados de sus pruebas médicas. Y su madre estaba allí, esperando “¿Por qué no has pasado por casa? “ preguntó Miguel al tiempo que besaba a su madre. “Acabamos de llegar directamente del pueblo, tu padre está aparcando el coche. Cada día está peor este barrio y es más difícil encontrar un hueco” (más…)


Quiero verte y mirarte

Quiero que me veas y me mires

Quiero mirarte y sonreir

Quiero que me mires y sonrias

Quiero conocerte

Quiero que me conozcas

Quiero reirme contigo

Quiero que nos riamos juntos (más…)