tristeza1Marcos seguía frente a su ordenador, no conseguía alejar sus dudas ni su tristeza. Dar un paso adelante, pero cómo y qué hacer, seguir dando pasos cortos y confiar en que todo puede cambiar o mandarlo todo al traste. De nuevo el suicidio y Mario aparecieron en su mente como un fogonazo. Recordó algo que había leído hace tiempo en un blog un artículo que hablaba del suicidio y pronto se vio con la pestaña de google abierta delante de él y sin tiempo para la duda, tecleó la palabra maldita: suicidio.  (más…)