La compañía de teatro universitario El Barracón, con “La piedra oscura” de Alberto Conejero,  han conseguido un trabajo de alto nivel, que muy bien podría representarse en cualquier teatro comercial. El texto es tierno, intenso y lleno de matices. La dirección es de César Gil y Carlos Manrique y los actores son el propio Manrique y Alejandro García. En conjunto consiguen mostrar la esencia de esta historia de redención, de amistad y también de amor con un trabajo brillante y comprometido que llega al corazón del espectador.

El texto de Alberto Conejero nos lleva a la guerra civil española y está inspirado en la figura de Rafael Rodríguez Ranpún, pareja de Federico García Lorca y compañero de la compañía de teatro “La Barraca”. Lorca ha muerto, y Rafael que lucha en el bando republicano ha sido hecho prisionero y espera sentencia y una probable muerte en Santander. Encargado de su vigilancia está Sebastián, un joven casi adolescente, enrolado en las filas nacionales sin saber por qué. Entre ambos se entabla una conversación que muestra por un lado la mirada inocente de Sebastián que no entiende la guerra, que se pregunta el por qué. Y por otro lado, el prisionero, sabedor de su próximo final que quiere recordar y mantener en la memoria a Federico García Lorca. En la forma su intención es asegurarse que no se pierdan algunos textos del genial poeta y escritor. En el fondo quiere asegurar la memoria del poeta y redimirse porque sabe que quizá no estuvo a la altura en su momento.

Una escena del montaje

Un texto necesario sobre la guerra civil española y sobre la memoria de los derrotados y  también de muchos de los vencedores, porque en una guerra perdemos todos, o casi todos. A mi esta historia me trae a la actualidad, a la Ley de la memoria histórica, a los cientos de personas que quieren saber y localizar a sus muertos, muchos perdidos e ignorados bajo montones de cal y tierra en cunetas de nuestro país. Personas que tienen todo el derecho a saber de sus antepasados, a enterrar a sus muertos. Solo así conseguiremos pasar una página de nuestra historia reciente aún no resuelta

Tuve la oportunidad de ver este montaje en el Centro Dramático Nacional con las interpretaciones de Daniel Grau y Nacho Sánchez, con un altísimo nivel especialmente en este último.

César Gil, co-director

Carlos Marique, actor y co-director

Ahora, hace apenas unas semanas he podido ver este nuevo montaje de “La piedra oscura” de El Barracón en el Certamen de Teatro Universitario de la UCM 2018. Allí consiguió el segundo premio al mejor espectáculo, mejor dirección y mejor interpretación masculina protagonista. Tres galardones para un trabajo serio, rotundo y de gran nivel. Muy buena dirección de César Gil y Carlos Manrique sabiendo captar la esencia y la emoción del texto de Conejero. Brillante trabajo actoral de Alejandro García y sobre todo de Carlos Manrique, que está espléndido sobre las tablas, logrando trasmitir esta esencia, el mensaje y emocionar al público. Actores y director a los que también he tenido la oportunidad de ver en la versión de Ernesto caballero de “El Señor Ibrahim y las flores del Corán” otro gran trabajo de la Compañía El Barracón con varios premios conseguidos.

Enhorabuena por este montaje de El Barracón de “La piedra oscura”. Espero pueda ser disfrutado por el público en general sobre las tablas del teatro.

Anuncios

la piedra oscuraSi sales del teatro inquieto, removido y con ganas de más, si ya en el metro regresando a casa empiezas a escribir sobre la función que acabas de ver, eso significa algo. He visto “La piedra oscura”, un texto magnífico de Alberto Conejero, una dirección impecable de Pablo Messiez y un trabajo soberbio y lleno de talento de Daniel Grau y Nacho Sánchez en escena. ¿Se puede pedir más? Quizá prolongar la duración para seguir disfrutando, quizá un coloquio después de la obra,etc. En La Sala de la Princesa del Centro Dramático Nacional hasta el 22 de febrero. (más…)


cartel película

Probablemente aún deben pasar muchos años más para no emocionarnos con historias de vida y muerte relacionadas con la guerra civil española. Benito Zambrano en “La voz dormida” consigue conmovernos con la adaptación al cine de la novela homónina de Dulce Chacón. Impecables las protagonistas, María León e Inma Cuesta, que nos trasladan a una trama que aunque sea conocida y mil veces vivida por muchos de nuestros padres y abuelos, nunca está de más recordar porque forma parte de nuestro pasado reciente.  Además es imposible no dejar escapar una lágrima a pesar del esperado final. (más…)