Hola Rosa

He decidido volver a la ciudad. Voy a hablar con mis padres. Ya no quiero estar en el pueblo. Sin ti, nada tiene sentido.

Sin ti, no merece la pena estar aquí

Yo te quiero y lo sabes

Y tu a mi no me quieres

No hay nada que hacer ni nada por lo que luchar

Si estás con otro, prefiero no verte

No quiero verte sonreir mientras Miguel te abraza

No quiero verte sonreir si no estás conmigo

Tienes derecho a elegir

El corazón es libre y es quien decide

Y contra eso nada se puede hacer

Te deseo lo mejor, que seas muy feliz

Algo se mueve dentro de mí

Solo quiero gritar y llorar, bueno ya ni eso siquiera

Solo llorar, resignarme y olvidarte

Aunque no sé si seré capaz de no pensar en ti

Tu imagen y tu presencia me acompaña desde que me levanto hasta que me acuesto

No hay momento del día en que no piense en ti

No sé por qué

¿Porque no pensaré en otra chica?

¿Por qué siempre ocupas mi mente?

¿Por qué te apoderas de todo mi ser?

Nunca me volveré a enamorar

Creo que nunca podré ser feliz

No puedo pensar, no puedo

Me rindo

Mi corazón siempre guardará un lugar para ti

Al terminar de escribir dos lágrimas cayeron sobre el papel. Estaba llorando. Al menos aun era capaz de eso.

Firmó abajo, dobló el papel en 2 y buscó un sobre. Introdujo la nota y puso Para Rosa. Se la daría a Marcos para que se la entregase después de haber abandonado el pueblo.

Cogió el teléfono y llamó a sus padres. Después comenzó a preparar la maleta

 

Anuncios