Hablamos de “El curioso incidente del perro a medianoche” recientemente estrenada en el teatro Marquina. Una novela de Mark Haddon adaptada para el teatro por Simon Stephens con mucho éxito y varios premios Tony en Broadway y Oliver en Londres. Una historia protagonizada por un adolescente con espectro autista que acaba de empezar su andadura en Madrid con la adaptación de Jose Luis Collado, la dirección de José Luis Arellano y un elenco muy  interesante al frente del cual está un pedazo de actor como Alex Villazán.

¿Quién no conoce al Doctor Shaun Murhy de la serie The Good Doctor? ¿Quién conoce a Christopher Boone, el protagonista de “El curioso incidente del perro a medianoche”?  Probablemente el primero será más famoso que el segundo, de la misma forma que la televisión llega más lejos que el teatro o un libro. ¿Qué tienen en común aparte de ser dos personajes de ficción? La respuesta es el autismo y una capacidad intelectual superior a la media. Leía estos día que en las últimas semanas se han incrementado las búsquedas en internet de todo lo relacionado con el autismo. Parece claro que crece el interés por este trastorno neurobiológico que se manifiesta en diferentes grados de deficiencias en la comunicación e interacción social y con patrones de comportamiento e intereses muy concretos y repetitivos. Una situación que afecta a miles de personas y por ende a miles de familias y que al menos en ciertas situaciones se podrán ver reflejadas sobre el escenario

Alex Villazán es Christopher Boone

En la obra conocemos a Christopher Boon, un adolescente con trastorno autista y una capacidad intelectual deslumbrante que decide investigar el asesinato del perro de su vecina. Un curioso suceso que le intriga y para el que busca respuestas. Inicia así un viaje desde una visión muy simple y particular de la vida, que le llevará a enfrentarse a nuevas situaciones y a descubrir secretos que cambiarán su vida. Este joven aprenderá, pero desde su particular visión del mundo nos enseñará muchas cosas a los espectadores, como el valor de la empatía, la tolerancia y también ese paso de la infancia a la juventud.

Para la puesta en escena, José Luis Arellano ha buscado un escenario prácticamente vacío, con una pantalla de fondo que juega con luces, colores, imágenes e impactos de diversos estilos. Los propios actores con sus movimientos medidos y coreografiados construyen la escenografía al tiempo que interaccionan con el protagonista siempre en escena. Me gusta el trabajo del director creando una esfera y un ambiente que nos acerca, o al menos nos hace cómplices con este joven y su manera de sentir los estímulos que le llegan del entorno

En cuanto a la parte interpretativa, quería destacar el trabajo de Lara Grube, empática y brillante en el papel de la profesora de Christopher. Pero sobre todo es impresionante el trabajo de Alex Villazán que trasmite y dibuja un personaje complejo con un trabajo concienzudo, estudiado y sencillamente perfecto. Enhorabuena a este joven actor hecho a fuego lento en la Joven Compañía durante los últimos años con cientos de representaciones, la mayoría ante jóvenes de institutos de toda España. Con montajes como “El señor de las moscas”, “Hey boy, hey girl”, “La isla del tesoro”, “La Ilíada” y “La Odisea” y en su último trabajo con La Joven “La edad de la ira” compartiendo protagonismo con María Romero y Javier Ariano, quien por cierto también está triunfando como protagonista del musical “West Side Story” recientemente estrenado en Madrid. He visto crecer a Alex Villazán en los últimos años demostrando una capacidad y un talento con el que está en camino de convertirse en un actor grande, muy grande. De hecho ya lo es. Enhorabuena.

No se pierdan este montaje en el teatro Marquina con un gran elenco en el que además de Alex Villazán y Lara Grube, están Marcial Alvarez, Mabel del Pozo, Alberto Frias, Carmen Mayordomo, Anabel Maurín, Boré Buika, Eugenio Villota y Eva Egido que representan hasta 65 personajes diferentes.

 

Anuncios