Re Cordis, viene de “re” otra vez y “cordare” Corazón. Así que volver al corazón. Si en la vida hay que dirigirse con cabeza también debemos dejar actuar a nuestro corazón y vivir desde nuestras pasiones. No sé si Alberto Amarilla se lo ha aplicado así mismo embarcándose en esta aventura en la que actúa como intérprete y productor y de la que además es coautor del texto y codirector junto a Mabel Del Pozo. La cita en el Teatro de las Culturas desde el 10 de febrero

Alberto Amarilla en este espectáculo unipersonal demuestra su versatilidad, la gran cantidad de recursos que atesora y también la madurez de quien pisa el escenario con la naturalidad y presencia de los grandes. Llena el escenario mientras nos lleva por la mente del personaje central, un actor que ha perdido la memoria y trata de recordar a través de las personas que han marcado su vida.

P: ¿Qué es Re Cordis?

R: Habla de nosotros a través del yo. Un hombre está  solo en una habitación y no sabe quién es y por qué está allí. A partir de ese momento sus recuerdos intentan encontrar su verdadera identidad.

P: ¿Cómo se ha gestado este proyecto?

R: Es un proyecto que tiene mucha gente detrás. Empezó en un taller sobre la memoria con Nacho Sevilla, siguió con en taller con Sol Garre y después se unió Mabel del Pozo y otros como Sergio Rubio, Alberto Arcos, etc. Es un proyecto que tiene que ver con la neurociencia íntimamente relacionada con el teatro: la percepción, la atención, la emoción y la simulación de los recuerdos. Lo presentamos en Surge 2017

P: Además el protagonista es un actor.

R: La elección fue consciente. El actor es la persona de la acción y a través de la acción encarna todas estas teorías. Debe recordar un texto que memoriza y lo interpreta desde el corazón, le da emoción y le da vida

P: Y después de pasar por la Sala Intemperie, volvéis al teatro de las Culturas en Lavapiés?

R: Volvemos justo  donde se gestó la obra, el teatro de las Culturas que dirigen Clara Méndez Leite y Alberto Amman. Montamos la función para ese espacio. Estamos con muchas ganas porque tienen un equipo formidable

P: ¿Hay que estar un poco loco para hacer esto?

R: Hay que estar un poco loco para vivir en este mundo y no morir en el intento, pero sí, creo que sí

P: ¿Cuál son tus puntos fuertes tanto en profesional como en lo personal?

R: En lo profesional soy tenaz y perseverante y en lo personal intento ser siempre generoso

P: ¿Y los puntos débiles?

R; En lo personal me cuesta llegar temprano a los sitios y en lo profesional es que quizá soy demasiado exigente y quizá también demasiado reservado a veces

P: ¿Qué es lo que estás aprendiendo en este proyecto?

R: Es la primera vez que me meto en la producción y es muy fuerte la gestión de todo el equipo humano. Es lo más difícil y también lo más bonito

P: ¿Te ha ayudado este montaje a conocerte más? ¿Es necesario conocerse mucho para hacer este montaje?

R: Las dos cosas. De hecho partimos de la especificidad de la persona que está en escena, del actor para llegar a su poética. Esto permite que aparezca algo auténtico que da paso a lo transubjetivo y lo universal. Además en todo el viaje hay toneladas de sentido del humor, conseguimos una ruptura temporal muy emocional, natural y nada teórica relacionada con los recuerdos que aparecen en escena y que muchos son reconocibles para el espectador

Y terminamos con una reflexión de Mabel del Pozo, compañera de Alberto Amarilla en este viaje. Le pedi una razón para ver este montaje y me contestó con dos: una que merece la  pena solo por el disfrute de ver a un actor pegándose este viaje y la otra por el viaje al que invita al espectador a través de su propia demencia, de sus propios  recuerdos y personajes adquiridos.

“De alguna manera es el recuerdo con el niño mágico de cada uno” Mabel del Pozo.

 

RE CORDIS

Con Alberto Amarilla

Teatro de las Culturas (C/ San Cosme y San Damián, 3)

Del 10 de febrero al 4 de marzo

Sábados y Martes 20:15 horas y domingos a las 19:00 horas

Anuncios