Odisea-IliadaYa no es sorpresa cada nuevo montaje de la Joven Compañía, y lo digo porque nos tienen acostumbrados a un altísimo nivel que siguen manteniendo con “El proyecto Homero”. Dos montajes con el mismo elenco de 15 actores, La Ilíada y La Odisea, dos clásicos de la literatura griega que están en la base de lo que hoy conocemos como Europa. Dos trabajos que brillan rebosantes de energía, mensaje y muy buen hacer. Están hasta el 30 de abril  en el Teatro Conde Duque, en funciones matinales para institutos de martes a viernes y en sesiones vespertinas de jueves a sábado.Sin olvidar la doble seña de identidad que está en el adn de La Joven Compañía, como son dar una oportunidad profesional a jóvenes actores y promover montajes teatrales destinados a público joven luchando por conseguir nuevos amantes del teatro, llega la hora de hablar de los montajes en sentido estricto. Ilíada y Odisea son grandes, muy grandes  trabajos y que obligan a reconocer la labor de un director como José Luis Arellano, que en cada montaje se supera y nos  sorprende  gratamente. Además  consigue sacar los mejor de un grupo de actores y actrices jóvenes, pero cada día mejor preparados.

iliada_proyecto_homero_02

Una escena de “Iliada” con todo el elenco. Foto Javier Naval. Fuente: La Joven

En este caso, la Joven Compañía se enfrenta a su proyecto más ambicioso, al menos desde mi punto de vista, acercar dos clásicos de la literatura, dos clásicos de la antigua Grecia que se sitúan en los albores de nuestra actual Europa como son La Ilíada y la Odisea a un público ávido de nuevas propuestas teatrales. Dos poemas épicos atribuidos al poeta Homero, que se sitúan en torno al siglo VIII antes de Cristo en la guerra de Troya. Dos tragedias clásicas que a veces son lectura obligatoria en institutos y que tan pocas veces han conseguido arrastrar la atención de los obligados lectores.  Dos textos que no son sencillos, sino bastante ásperos con una serie casi ilimitada de nombres y relaciones más o menos complejas y las referencias mitológicas básicas en este tipo de obras. Y de algo, que no deja de ser áspero, se ha conseguido un doble montaje original, brillante y muy expresivo además de muy educativo. Y esto ha sido gracias a dos autores en estado de gracia como Alberto Conejero y Guillém Clua que han versionado “La Odisea” y “La Ilíada”, respectivamente; de un director ingenioso y con marca propia como José Luis Arellano; de unos jóvenes actores que van dando pasos de gigante y también, como no, de David R. Peralto, director y máximo responsable de la Joven, así como el resto de equipo que compone la compañía.

Dos propuestas arriesgadas arriesgadas, pero que ya están viendo sus frutos sobre el escenario con funciones, especialmente las matinales, llenas de público joven, alumnos de Eso y Secundaria de muchos institutos de la Comunidad de Madrid, alumnos que ya reclaman a sus profesores venir a ver las funciones de La Joven.

Una escena de "Odisea" con Alex Vilñlazan y Samy Kalih. Foto: Javier naval. Fte: la Joven

Una escena de “Odisea” con Alex Villazán y Samy Khalil. Foto: Javier Naval. Fuente: la Joven

Y de jóvenes hay que seguir hablando para reconocer el trabajo de un grupo de actrices y actores entusiastas llenos de energía, ilusión y calidad. Un grupo que se va renovando con incorporaciones en cada temporada y con salidas, en algunos casos a otros montajes profesionales y series de televisión. Como sigo a La Joven desde el principio, en un proyecto que me enamora, he tenido la oportunidad de ver crecer a actores y actrices en el escenario, desde el original “Fuenteovejuna”, pasando por “Invasión”, “El señor de las moscas”, “Punk Rock” o “Hey Boy, Hey Girl” hasta estos últimos “Ilíada” y “Odisea”. Actores y actrices como Víctor de la Fuente, Samy Khalil, Alvaro Quintana, María Romero, Carolina Yuste, Alejandro Chaparro y alguno más que seguro me olvido a los que vi debutar y veo como cada día, en cada montaje crecen y se superan. Y también es particularmente agradable ver la evolución de Alex Villazán, con quien además he compartido varias entrevistas en la radio, que desde Fuenteovejuna hasta en Telémaco en “Odisea” es un ejemplo de trabajo, energía, emociones y buen trabajo.

Enhorabuena a todos los que hacéis posible la Joven Compañía

Enhorabuena también a todos los que podemos disfrutar del fruto de vuestro trabajo sobre las tablas en cualquiera de las funciones en el Conde Duque y en las giras por España

Y gracias por dejarnos compartir vuestro trabajo, vuestros proyectos y vuestro camino.

Más información sobre “Proyecto Homero” en la web de la Joven Compañía

Anuncios