© lolasartphoto“El Duque y el Rey”, juez y parte ¿Cómo se habla de una obra en la que uno mismo participa como actor? Son muchos los artículos que he publicado en este blog sobre obras de teatro que me han gustado, entrevistas con actores, actrices y directores a los que me enfrentaba como espectador, como apasionado del mundo del teatro e incluso como crítico teatral con todas mis reservas. Pero hablar de uno mismo es muy complicado, y más, si uno de los objetivos también es conseguir que el público se acerque a la sala a ver nuestro trabajo. El Duque y el Rey, la monarquía entre la ficción y la realidad.

Empezaremos por la sinopsis: El rey Galeno no está nada contento con su única hija y heredera, Albina, ni con el esposo de éste, el duque Sukaín. Un personaje que aprovechando la influencia del rey ha participado en varios negocios turbios para enriquecerse. Hay una acusación formal por parte del Fiscal del Estado y es necesario tomar decisiones drásticas. En este complicado proceso, el secretario del rey, Olson, que se debe al rey  al reino, intenta conducir a todos con maestría hacia una salida, pero todo se ve truncado por un acontecimiento imprevisto que podrá en liza el juego de lealtades.

Jesus javier Lazaro

J. Javier Lázaro, autor y director

En segundo lugar os diré que el autor y director es Jesús Javier Lázaro, quien escribió este texto en diciembre de 2011, cuando saltaron a la luz los primeros problemas en la casa real española. Un monarca que apartó de sus funciones a su hija y al esposo de ésta. Muchas cosas han pasado después de escribirse y de su publicación, pero este texto mantiene de actualidad y plantea cuestiones como la lealtad, la dignidad, el soborno, la corrupción política o el servicio a un país. Preguntas que sin duda, invitan al espectador a reflexionar, e incluso a posicionarse ante las difíciles decisiones que se deben tomar en la obra y también en la vida.

Seguiré hablando del montaje, de una escenografía con pocos elementos `pero cada uno de ellos con un significado concreto para situarnos en una corte y con una familia real con toques de cuento barroco. El vestuario es exuberante y recargado, con colores vivos y brillantes que acentúan el estilo barroco con estela de leyenda. Tiene detalles muy trabajados por Vito&Yuanca, que no pasan inadvertidos. La atmosfera tiene un aroma de atemporalidad, porque sin dejar de ser actual, también nos retrotrae varios siglos atrás, a las cortes palaciegas plagadas de bufones y cortesanos.

El elenco al completo

El elenco al completo

Ahora os presento a los actores, aunque en este caso y por motivos obvios, poco os diré, nuestra capacidad escénica y el juego interpretativo lo dejo a la opinión de los espectadores y los críticos. Los personajes somos 4: el rey Galeno es Pedro Grande; la princesa Albina es Rosa Puga-Davila, el Duque Sukaín es Néstor Rubio y un servidor, Manuel de la Fuente, interpreto a Olson, el secretario del rey, el notario del reino y muchas cosas más. La acción se ubica en palacio, donde la crisis económica ha golpeado en forma de reducción de personal, como extensión de la crisis que se extiende también en ese país imaginario que bien podría ser el nuestro. Olson, es un personaje al que tengo mucho cariño. Trabaja cada día buscando diferentes estrategias, propone soluciones con el objetivo de que todo siga adelante y de lograr acuerdos. Trata de hacer lo que considera correcto, aunque a veces haya que dar un rodeo por el bien de las personas queridas e incluso por el bien del país.

Antes de finalizar tengo que reflejar que me gusta el montaje y creo que tiene ingredientes que pueden provocar el interés del público en general. Una atmósfera de comedia que colorea una historia de ficción que nos recuerda a hechos muy cercanos relacionados con la actualidad monárquica. Tiene puntos de humor, a veces un poquito negros, y también su dosis de emoción y de sentido trágico. La historia atrapa al espectador, que inquieto espera cómo se van desarrollando los acontecimientos pendientes del siguiente paso y, sobre todo, invita a la reflexión sobre lo que se cuenta y a elegir una opción entre las posibles. ¿Qué haríamos cada uno de nosotros ante las decisiones trascendentales que se toman en esta trama? ¿Qué harías si tienes que elegir entre tu vida y la dignidad? ¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar como gobernante en el servicio a tu pueblo? Seguro que al salir de la función, el debate será inevitable y rico en matices

Una escena de la función

Una escena de la función

Y en este último párrafo, solo me queda invitaros a que no os perdáis “El Duque y el Rey” los sábados y domingos en la Sala Trovador. Un montaje hecho con mucho esfuerzo en un entorno de teatro off, alternativo y sin presupuesto, pero con mucho cariño e ilusión para que pueda llegar al mayor número de espectadores posibles. Sé que la oferta es amplia, muchas son las obras y las alaternativas y que quizá a las puertas del verano, las fechas no son las mejores; pero hay tiempo para todo y también para pasar un rato divertido acompañando a estos personajes que transitan entre la ficción y la realidad sobre el escenario. Os espero en la Sala Trovador.

EL DUQUE Y EL REY

Escrita y dirigida por Jesús Javier Lázaro

Intérpretes: Pedro Grande, Rosa Puga- Dávila, Néstor Rubio y Manuel de la Fuente

Sala Trovador (C/ San José, nº 3, esquina C/Huertas)

Sábados 20:30 horas y Domingos 19:00 horas

Reservas en el correo teatrotrovador@gmail.com y en Atrápalo

 

Anuncios