Tras el telón cartel¿Qué ocurre detrás del telón de una producción teatral del off?  Aunque quizá primero haya que definir a qué llamamos teatro off . De esto habla el musical “Tras el telón”, una historia de cuatro artistas embarcados en una producción sin recursos ante su última función, que además anuncia su suspensión por falta de público. Buenas voces, buenas ideas y divertidas interpretaciones en este musical de Alejandro Melero y Jorge Toledo que se puede ver los sábados por la tarde en el teatro Alfil.

Es un musical, pero también, por el contenido, es una interesante reflexión sobre el teatro off en nuestro país. Un tipo de teatro que estas últimas semanas está en la boca de muchos teatreros, un teatro que vive una burbuja un tanto inflada que pronto explotará. A mí me gusta definir  el teatro off a partir de sus recursos, o mejor dicho, como el que carece de recursos. No hablamos de teatro alternativo, experimental o con vocación comercial, ya que temas, estilos y propuestas las hay de todas las formas y maneras. No hablamos de nivel de calidad porque hay de todo, y tampoco separamos teatro profesional o semiprofesional, porque aunque la vocación sea la primera, la realidad es casi siempre la segunda. Son producciones que se mantienen por el esfuerzo y la ilusión de unos actores y directores que aceptan no cobrar ensayos o funciones más allá de las migajas procedentes de un reparto de taquilla. Si no hay presupuesto, no hay publicidad, la escenografía se reduce a lo más imprescindible, los contratos son una quimera y se tira de amigos y familiares como público, al menos en las primeras funciones por aquello de a ver si la cosa funciona. Esta es la realidad de la mayor parte del teatro que se hace en Madrid, la realidad de lo que podemos llamar teatro off, el hacer teatro sin cobrar.

Mariola Peña, Goka de la Nuez, Julian Salguero y Verónica Polo, el elenco de la función

Mariola Peña, Gorka de la Nuez, Julián Salguero y Verónica Polo, el elenco de la función

En la función “Tras el telón” se viven las dos realidades. Hay una trama con 4 personajes con sus miedos, amores, desamores, alegrías, etc. David, un actor con pasado de modelo; Feli, una joven vanidosa que quiere olvidar su pasado; Mau, el director de la obra y actor obsesivo y Minerva, la dramaturgia frustrada y enamorada de Mau. Pero también se dibujan muchas de las realidades que se viven en el sector. Impuestos y trabas administrativas que hacen inviables la mayor parte de compañías y salas de teatro. Escasez de público y sobre todo variedad. Se hacen las cosas para ver si, para ver si es un superéxito y se consigue el salto a otro espacio más grandes, para mantenerse activo haciendo teatro cuando no hay llamadas de proyectos en los que se cobra, para que nos vean en escena y quizá se pase un director de casting o algún programador con la propuesta milagrosa, para seguir soñando con la ilusión de hacer lo que nos gusta y para lo que se han invertido dinero y horas de ensayos y de formación. Una profesión, la del actor “normal”, la del actor mileurista que no es superfamoso y solo aspira a ganarse la vida con un sueldo digno, que está herida de muerte. Una profesión que ha sufrido el desprecio y el castigo de muchos de nuestros gobernantes además de la puñalada en forma de IVA del 21% que lo hace todo imposible.

Teatro alfil-logoSin embargo, todavía quedan compañías que apuestan por el trabajo bien hecho, que siguen derrochando ilusión y ofrecen propuestas como “Tras el telón”, con la complicación añadida que se trata de un musical de pequeño formato. Los autores son Alejandro Melero y Jorge Toledo, el primero además asume la dirección y el segundo la música en directo. Las voces y las interpretaciones las ponen sobre el escenario actores/cantantes con experiencia en teatro musical como Gorka de La Nuez (David), Mariola Peña (Feli), Verónica Polo (Minerva) y Julián Salguero (Mau). Estos dos últimos protagonistas de micromusicales de muchísima calidad que no puedo evitar recordar como “Por culpa del amor” una joya musical de 15 minutos o “La chica de la curva”.

Un musical entretenido  y ameno  que se puede ver los sábados a las 20:00 horas en el Teatro Alfil, al menos durante el mes de abril. Luego, quien sabe. Muy recomendable para pasar un rato divertido con buenas voces y con puntos de reflexión sobre lo que llamamos “teatro off” en Madrid.

Más información en la web del Teatro Alfil

Anuncios