Foto Luz Fragil 4Ayer ví de nuevo “Luz Frágil”, una comedia llena de ternura y con puntos muy divertidos que yo definía hace un tiempo como una joya teatral del circuito alternativo. Y me sentí bien, me emocioné de nuevo, e incluso estuve a punto de echar una lágrima. Cuando después de ver la misma función varias veces todavía encuentras algo nuevo, algo que te sorprende y sobre todo,  algo que te conmueve, eso dice mucho del montaje. La cita es los domingos de este mes de marzo a las 20:00 en la Sala Estudio3 (C/Núñez de Arce, 11, metro Sol). Y yo la recomiendo.

Yo la recomiendo porque es un gran texto, muy actual, fresco y lleno de vida. Luciano Muriel es el autor, con 26 años, estudiante de Dramaturgia y Dirección en la RESAD, que arrancó este proyecto como trabajo de clase y ha ido creciendo cada día. Nos habla del primer amor de Berto, y lo que supone de alegría y de luz, pero también de tristeza y de sombras cuando las cosas no acaban de funcionar. Del valor de enfrentarse a algo nuevo, de luchar por algo que no sabes si va a funcionar, pero el riesgo también merece la pena.

Está suponiendo la exploración de los personajes y las situaciones de una forma más profunda y nos permite conectar con todo tipo de público. Los espectadores salen conmovidos, pero con un buen sabor de boca, con la sensación de haberlo pasado muy bien” Luciano Muriel, autor y director

Yo la recomiendo por los actores. La recomiendo por  Juan Paños, que con 20 años afronta su primer papel profesional, mientras completa su formación como actor en la escuela de Mar Navarro. Juan demuestra un talento y una presencia escénica arrolladora, es Berto, el personaje central de la obra y junto a él vamos a vivir un viaje por diferentes emociones. No es fácil, demostrar ese nivel interpretativo a tan corta edad, seguro que tendrá un futuro prometedor. La recomiendo por Abel Guillot, también en su primera experiencia profesional; más sobrio y contenido, le toca jugar el papel del amado. La recomiendo por Pablo Remiseiro, la sombra, el punto de digresión y humor en la obra, la locura y la diversión que tampoco debe faltar en un montaje; representa la conciencia de nuestro protagonista, la otra voz que te quiere ayudar a que no sufras, la voz de nuestra cabeza, muchas veces olvidada por seguir el corazón, la voz que te acompaña cuando las cosas no salen bien.

Esta obra me está dando muchas alegrías, un proyecto con mucha vida y mucha historia que contar” Pablo Remiseiro (La Sombra)

Luz FragilYo la recomiendo por todo el equipo, por la Compañía Limbo Teatro. Porque todos se entregan cada día sobre las tablas  y no han permitido que con el paso de las funciones el nivel se resienta. Porque los chicos se lo merecen, porque están trabajando apenas sin medios, sin recursos, a pleno pulmón, por pasión y amor a una profesión en la que están dando sus primeros pasos. Porque esto es teatro en esencia a partir de la ilusión de unos jóvenes llenos de talento merecedores de nuevas oportunidades

Es la primera vez que me enfrento a una obra de tanta continuidad. Cada función sale diferente, pero la disfrutamos cada día. Berto despierta mucha ternura  y al final, me piden abrazarme y eso como actor me hace una ilusión tremenda” Juan Paños (Berto)

Yo la recomiendo porque es un gran trabajo, que emociona y que te hace disfrutar. Yo la recomiendo porque me he reído y casi he llorado durante los 75 minutos que dura la función. Yo la recomiendo porque al final de la representación, tuve ganas de abrazar a Berto, como le sucede a buena parte de los espectadores.

Una experiencia muy gratificante en mi primer trabajo profesional como actor. El contacto con el público es genial y cada día aprendo más del personaje y de mis compañeros” Abel Guillot (Manu)

Yo la recomiendo porque están en Sala Estudio3, un lugar que ofrece la oportunidad a compañías de presentar sus propuestas ante el público. Un lugar donde cada semana cientos de alumnos acuden a recibir clases de teatro y de danza, a ensayar sus montajes,  donde aprenden a sentir esta profesión y quizá también a soñar con ponerse un día delante de un grupo de espectadores que después de pagar una entrada aplauden un trabajo bien hecho.

 Yo recomiendo Luz Frágil, ¿hacen falta más razones? Una joya teatral para disfrutar de buen teatro

Anuncios