coversacion3La conversación seguía ente Marcos y Miguel. Los veranos en el pueblo y su amistad entre ambos donde también jugaba un papel fundamental Mario. Las trastadas, las aventuras y también las confidencias. Después del  enamoramiento frustrado de Rosa, la carta llena de ilusión sin respuesta, de la marcha de ésta al internado, siguieron pasando buenos momentos hasta el verano de los 16, después de 2ª de BUP. La reaparición de Rosa en el pueblo, ya no era una niña, sino una joven que había abandonado los rizos por un pelo liso, más guapa que nunca. Momentos de inflexión, de despertar a la vida, de cambios y de traiciones.

El verano de segundo de BUP cuando pasó, fue Miguel el que repitió la frase, en un intento de regresar al pasado

No quiero hablar de ello, dijo Marcos interrumpiendo la frase de su amigo. Eso forma parte del pasado y ya está. Dime qué tal te va, mi madre me cuenta algunas cosas de ti, de que trabajas en una consultora y ganas mucho dinero, que te va fenomenal. No desaprovecha la oportunidad para lanzarme algún dardo envenenado de esos, que si Miguel tal, que si Miguel esto otro y tu mira, ya sabes…. Hay veces que creo que mi madre te quiere más a ti que a mí.

Es una empresa americana, trabajamos en proyectos con muchas de las grandes compañías españolas, sobre todo en telecomunicaciones. Hay un amplio margen y siempre hay novedades y campos por explorar. Trabajo mucho, pero me va muy bien. Ya sabes cómo son las consultoras americanas, o progresas y asciendes o te vas a la calle. Funciona la selección natural y se aseguran el tener siempre a los mejores, motivados y con ganas de luchar por la empresa

¿Por qué me has llamado? ¿Por qué vuelves a aparecer así de pronto? preguntó Mario

Miguel se sorprendió del brusco cambio, la pregunta sonó con dureza y con tintes de reproche, parece que el tiempo de tregua que aconsejan las buenas costumbres sociales había llegado a su fin. Quería saber de ti, respondió. La muerte de Mario me ha hecho acordarme de aquellos años, de ti y de por qué dejamos de vernos. Han pasado casi 20 años, y ¿aún estás enfadado conmigo? Fue solo una locura y pedí perdón.

No se trata de perdonar. Es la distancia, es la vida, es la separación, la pérdida de contacto durante tanto tiempo. Cuando hemos coincidido nos hemos comportado como extraños, como personas que ya no tenían nada que decirse, señalo Mario de manera atropellada, casi sin dejar terminar de hablar a su amigo

Siempre hay un momento para cambiar, para reencontrarse. Hablaba Miguel con un aire casi de súplica, extraño, pero lleno de emoción

coveracion 2No se puede desaparecer y aparecer así sin más. ¿Quieres recordarme lo bien que te va? ¿Cómo has triunfado? Ganador, triunfador como marcan los cánones norteamericanos. ¿Realmente quieres saber como me va? ¿Quieres saberlo? ¿Qué te hable de mi vida? Pues la respuesta es mal, muy mal. Estoy solo, y además mi mejor amigo ha muerto, así que más solo todavía. ¿Quieres que siga?

Lo siento, no pretendía que discutiésemos. Sólo que, la muerte de Mario, la vida y las cosas que pasan me han hecho pensar…

No es el mejor momento, ¿porqué no hablamos dentro de unos días?, cuando haya pasado esto de Mario. Necesito tiempo para pensar y sobre todo para saber si quiero volver a saber de ti. Entiéndelo Miguel, ha pasado mucho tiempo y muchas cosas, mucho dolor. Será mejor que te marches

Ok, me marcho, gracias por la copa y por recibirme en tu casa.

Lo siento, otro día nos vemos, sólo quiero un poco de tiempo; dijo Marcos zanjando la conversación

 Pides tiempo, tienes razón, aunque yo no sé si lo tengo.

Anuncios