Bajo la misma estrellaSi viendo una película, se te saltan las lágrimas en varios momentos, eso puede significar dos cosas: que uno es un sentimental o que lo que se proyecta en la pantalla es realmente bueno y vibrante. Con “Bajo la misma estrella “ (título original The Fault in Our Stars), creo que pasan ambas cosas. La película es un drama romántico delicioso, intenso y lleno de emoción, y también me alegro de todavía ser capaz de emocionarme y llorar yendo al cine. Dirigida por Josh Boone a partir de la novela de John Green está protagonizado por Shailene Woodley y Ansel Elgort en dos magníficas interpretaciones.

Dos jóvenes, casi aún en la adolescencia, Hazel con 17 años y Augustus con 18 se conocen en una terapia de grupo para enfermos de cáncer. Ella lleva desde los 13 años al borde la muerte con un cáncer en los pulmones que le obliga a respirar a través de una máquina convertida en compañera inseparable. Esta deprimida y con pocas ganas de vivir aferrada a leer una y otra vez su libro favorito “Una aflición imperial”. Él ha perdido parte de una pierna y ahora en período de remisión, espera que el cáncer se dé definitivamente por vencido. La chispa salta desde el primer momento,  Hazel sabe que su fin es inevitable y no quiere embarcar a August en su pesadilla, él sin embargo utiliza todas las armas juveniles con un valiente sentido del humor para enamorar a Hazel. Es una historia de amor intenso, de ese que sólo se vive la primera vez, con el valor añadido de la fuerza de quienes saben que el fin puede llegar en cualquier momento.

Bien es cierto que la combinación de amor juvenil con cáncer es una fórmula utilizada en muchas ocasiones y suele funcionar. De hecho el próximo 11 de julio se estrena en España una película de temática muy similar, amor juvenil y cáncer, titulada “Ahora y siempre” protagonizada por Dakota Fanning y Jeremy Irvine, que aunque se acerca, no consigue el mismo resultado. “Bajo la misma estrella” consiguen llegar más lejos, crear un universo mágico que atrapa al espectador hasta convertirle en parte mismo de la historia. Las lágrimas que provoca son dulces y amargas a la vez. Dulces de felicidad compartida e incluso de envidia con esta joven pareja que vive probablemente los mejores momentos que cualquier persona puede disfrutar en su vida: amor puro, intenso, entregado y sin condiciones. Amarga por la realidad marcada por ese invitado inesperado como es el cáncer. Pero además hay un punto optimista en su relación, en sus reacciones, en la búsqueda de aprovechar momentos felices y de luchar por conseguir sus sueños, como viajar a Amsterdam para conocer a su autor favorito. Quien más quien menos ha vivido alguna experiencia personal, familiar o de amigos cercanos relacionado con la enfermedad y no se pueden evitar hacer comparaciones o recordar esos momentos duros y de lucha por superarlo, aunque en este caso la historia de amor está muy por encima del cáncer.

Ansel Elgort

Ansel Elgort

Shailene Woodley

Shailene Woodley

Los protagonistas son dos jóvenes actores en estado de gracia. Ella es Shailene Woodley, a quien hemos visto recientemente en “Divergente “de Neil Burger junto a Theo James y Kate Winslet y hace un par de años en “Los descendientes” de Alexander Payne acompañando a George Clooney. El personaje de Augustus está interpretado por Ansel Elgort, un joven actor que participó en “Divergente” o en “Carrie”. Ambos, que también están en la cinta “Insurgente” que se estrenará el año que viene,  hacen sus personajes creíbles, y transmiten la emoción con una química incuestionable. Junto a ellos, siempre fiables,  Laura Dern y Willen Dafoe. El director es Josh Boone, joven y director también de “Un invierno en la playa”, película de 2012 protagonizada por Greg Kinnear y Jennifer Connelly. Está basada en la novela de John Green del mismo título The Fault in Our, que fue un éxito comercial en 2012. Autor especializado en literatura juvenil y también blogger, crítico y ganador del Printz Award de la American Library Association en 2006 con su primera novela “Looking for Alaska”

Un drama romántico juvenil que habla de superación, de los sueños, de luchar contra el cáncer, de aferrarse a la vida y sobre todo de amor de verdad. ¿Hay algo más bonito? Absolutamente recomendable, probablemente la mejor película que he visto en 2014. A pesar de que en España tenemos grandes dobladores, esta es de las cintas que hay que ver en versión original para no perderse los matices de las magníficas interpretaciones de los actores. Te emocionará y seguramente te hará llorar.

Anuncios