Bajo la lluviaGritó una vez, dos veces, tres veces, en silencio. Un grito ahogado que le salía de lo más profundo de su corazón. Apretó los dientes, cerró los ojos y apretó los puños. Había pasado otra vez. Intentó llorar para dejar escapar la angustia que le asfixiaba. Salió del local y comenzó a caminar por la calle, llovía suavemente y hacía frío, se dirigió hacia la parada del autobús. No sonaba ninguna música, nadie se acercó corriendo, no pasó nada, como siempre.

Él había acudido a la filmoteca, a una sesión de cortometrajes antiguos. Las proyecciones bastante mediocres, dieron paso a una coloquio con dos de los directores, de los que había visto varios de sus trabajos. Escucho paciente la misma lista de preguntas estúpidas y de respuestas fabricadas. La ilusión, el esfuerzo, contar una historia, lo bien que se llevaban todos los miembros del equipo, la carencia de presupuesto, la ausencia de ayudas, etc. Rápidamente perdió el interés por la insulsa charla llena de tópicos mil veces escuchados.

Como era habitual, estaba solo, y se sentía un poco incómodo. Era sábado y a su alrededor todo eras grupos y parejas, excepto un chico que no todavía no había cumplido los 30 años. Tenía una barba recortada y cuidada, una camiseta blanca y una chaqueta azul moderna que hacía juego con unos pantalones marrones que se estrechaban de repente a la altura de los tobillos, playeros y cazadora también marrones, a juego con los pantalones. El desinterés por el coloquio, pronto se transformó en interés por él, por esa otra única persona que también había acudido sola. Se volvió a fijar en un rostro bien dibujado, ojos oscuros no demasiado grandes, pelo moreno corto y bien peinado. Esperaba encontrar algún pendiente en sus orejas, marcando estilo, pero no los encontró. Se podía decir que era guapo, sin estridencias y estaba absorto en el coloquio, uniéndose son energía a los aplausos que de vez en cuando coreaban alguna de las frases.

Si  poderlo evitar, su mente comenzó a imaginar y a hacerse preguntas sobre él. ¿Quién será? ¿Por qué habrá venido solo? y por supuesto, a darse sus propias respuestas. Seguro que es un actor que conoce a alguno de los directores o tiene algo que ver con la organización. Sin embargo, a pesar de su dilatada experiencia en cine, especialmente en el más cercano, el que se hace en España, no conseguía recordarlo.

De repente, escuchó aplausos de manera continuada acompañados de cierto movimiento en la sala. Esto había terminado. Era hora de marcharse. Él espero unos instantes, en su mente la excusa de saludar a los directores, la realidad es que estaba pendiente de lo que hacía el chico desconocido, que se dirigió hacia un grupo que se había formado en torno a los ponentes. Esperó unos minutos, vio como él, saludaba a más gente. Intentó acercarse buscando la oportunidad de cruzar unas palabras. Un cruce de miradas, ausencia del más mínimo interés y comenzó a sentirse ridículo. Su puso la cazadora y se dirigió  la salida.

Teclado y manosNo pasó nada, como siempre. Siguió caminando, la ligera lluvia dejó paso unas gotas de mayor calibre, pero no le importó. Miró al cielo y gritó de nuevo, en silencio, y lanzó la pregunta que se hacía en muchas ocasiones. ¿Cuándo? La depresión se había convertido en una habitual compañera de viaje y en ocasiones, cuando ésta era más fuerte, pensaba que algo dentro de él estaba muerto, o al menos en letargo. Una esperanza, una chispa que encendiera de nuevo una luz que convirtiera en realidad la triste ficción en la transcurrían sus días. Durante un instante pensó en las compañías con las que había compartido su vida y su cama y el recuerdo se le antojaba difuso y lejano. Llegó a la parada del autobús y se cobijó en la marquesina cuando la lluvia caía ya con intensidad. Esta película no tenía final feliz, aunque al  menos le quedaba la ilusión de las muchas historias por escribir.

Marcos dejó de teclear en el ordenador. Después de revisarlo y par de lecturas rápidas pensó que ya tenía un nuevo relato. Ahora sólo faltaba elegir un título. ¿Qué tal funcionaría películas por escribir?

Anuncios