Ensayando a Don JuanEl ensayo de una obra de teatro, de un clásico de todos los tiempos como es el Don Juan de Zorrilla, sirve de marco y escenario (nunca mejor dicho) para hablar de teatro y de las formas de hacer teatro, y también para hablar de la vida, de la supuesta modernidad avanzada del hoy y del a veces caduco y a veces añorado pasado. Ensayando a Don Juan es un texto escrito y dirigido por Albert Boadella por, para y con Arturo Fernández. En los teatros del Canal hasta el 2 de marzo.

Una compañía está ensayando un montaje sobre “Don Juan”, pero es, en palabras de su directora Angie (personaje interpretado por Mona Martínez) “una versión deconstruida de un personaje caduco, retrato profundo del ancestro masculino, del espécimen de cerebro genital que lleva años sin cambiar”. Esta directora representa una manera de hacer teatro, que ella entiende moderna y avanzada, nada convencional  y con la intención de provocar al espectador. Frente a ella, Don Fernando, el personaje interpretado por Arturo Fernández, o el propio Arturo Fernández sin personaje, defendiendo las buenas formas en el teatro, la galantería con las damas, el trabajo más convencional, el teatro de siempre.  El choque es inevitable y constante y de ahí surge el conflicto, imprescindible en el teatro, con el resto de actores con lealtades un tanto difusas. Son dos maneras de ver el teatro, contrapuestas y un tanto extremas, las que nos muestra Albert Boadella, quizá simplemente buscando un efecto teatral, aunque, probablemente por fortuna, la mayor parte de las propuestas actuales se mueven en terrenos intermedios.

Albert Boadella

Albert Boadella

Por otro lado esta obra es un homenaje de Albert Boadellaa uno de los grandes actores de este país, Arturo Fernández. Un hombre que lleva más de 50 años sobre los escenarios, haciendo, dirigiendo y produciendo teatro. Pero es un homenaje con el sello cáustico y nada convencional de Boadella porque Don Fernando puede ser perfectamente Arturo Fernández. Aparecen referencias cómplices cargadas de humor ácido a algunas de las críticas recibidas en su vida real, incorporadas al texto  dando a la obra un punto de realidad muy valiente desde la perspectiva del actor. Un texto escrito por y para él, donde también hay admiración y respeto por una larga trayectoria, con un regalo en forma de monólogo final de Don Juan que enternece y encoge el corazón, demostrando aptitudes más que notables para provocar la emoción en el espectador. Arturo Fernández hacía muchos años que no era dirigido por nadie que no fuera el mismo, además tenía la espina clavada de no haber interpretado nunca a Don Juan. Con esta función objetivo cumplido con gran acierto. Algunos quizá han podido descubrir a un gran actor, quizá es lo que tanto él como Boadella querían mostrar, detrás de una forma especial de actuar y de los inevitables “chatín o chatina”. Es curioso, que Arturo Fernández, probablemente interpretándose a si mismo es menos Arturo que nunca.

Se aprovecha para hablar de teatro, y de muchos de los estereotipos que lo rodean. El tramoyista con alma de actor frustrado, la directora embarcada en una lucha antimachista que utiliza el teatro en su cruzada, el efecto llamada de la televisión en los actores jóvenes y no tan jóvenes, el trabajo a partir de los instintos primarios de los actores buscando un efecto más natural que quizá olvida la parte de técnica y también de juego teatral o el rechazo del supuesto modelo del actor anticuado. Relacionado con este último punto y en el marco de un montaje homenaje a Arturo Fernández, me surge una reflexión sobre los diferentes tipos de actores o sobre diferentes modelos de interpretación. Arturo Fernández ha sido definido siempre como un “actor característico”, por su especial manera de interpretar con dejes y detalles muy personales, criticado por unos y admirado por sus muchos seguidores. ¿En qué medida un actor debe dejar la impronta marcada de su personalidad o se debe abandonar completamente, huir de sí mismo y transformarse en alguien totalmente distinto?

Una escena de "Ensayando a Don Juan" con Arturo Fernández, Juanfri Topera y Sara Moraleda. Fuente: teatros del Canal - Owain Shaw

Una escena de “Ensayando a Don Juan” con Arturo Fernández, Juanfri Topera y Sara Moraleda. Fuente: Teatros del Canal – Owain Shaw

En el elenco un grupo de actores que combinan veteranía y juventud sobre las tablas. Jóvenes como Jesus Teyssiere, David Boceta o Sara Moraleda que vienen del clásico y rostros muy conocidos y veteranos como Juanfri Topera, Ricardo Moya o Mona Martínez. Y junto a ellos, Arturo Fernández, superando los 80 años de edad, en un trabajo muy diferente a los últimos en los que le habíamos podido ver como “los hombre no mienten” o “La montaña rusa”. No sé por qué este montaje me suena a despedida, aunque quizá solo es alguna campana que suena de fondo aplaudiendo a un actor, que seguramente está satisfecho de sus logros con el merecido aplauso de una profesión. Enhorabuena Arturo Fernández, por el trabajo y la lección de teatro y enhorabuena a Albert Boadella por ofrecernos este montaje divertido, elegante y cargado de emoción.

Otros enlaces:

Más información en la web de Teatros del Canal

Anuncios