descalsificados- cartelUna periodista de éxito se prepara para entrevistar al presidente del gobierno en la cima de su vida política, aunque algunos rumores apuntan a un secreto de su vida pasada. Una lucha de poderes, la prensa y la política, donde también podemos ver la cara menos conocida de los personajes. Alicia Borrachero, Jordi Rebellón y Joaquín Climent ponen en pie este montaje de Pere Riera en el teatro Bellas Artes de Madrid hasta el 27 de octubre.

 Una función que ya triunfó en Barcelona en su versión en catalán, escrita y dirigida por Pere Riera, y que acaba de aterrizar en Madrid dando el pistoletazo de salida a una nueva temporada cuando todavía no ha terminado el mes de agosto. La cita en el teatro Bellas Artes, uno de los teatros que ha mantenido la programación en un verano en el que la oferta teatral en la capital ha sido la más pobre en número de funciones de los últimos años, con un buen número de teatros cerrados. En este clima un tanto desolador se agradecen estrenos de peso y con calidad que preceden al inicio de la temporada.

“Desclasificados” nos habla de política y de periodismo, pero también nos muestra la cara menos conocida de los personajes. Una periodista de éxito en lo más alto de su carrera, firme y profesional, pero llena de inseguridades. Un presidente del gobierno en la cima del poder, pero al borde de un precipicio por un escándalo que puede estallar en cualquier momento y un jefe de prensa maquiavélico y socarrón, dispuesto a hacer lo que sea necesario para salvar al gobierno y al partido. Como en un cuadrilátero, se enfrentan cada uno con sus armas mientras aparecen elementos como la ética en el ejercicio de una profesión como el periodismo frente al todo vale por el supuesto bien de un país curiosamente ligado al bien de un presidente. Pero se va más allá de esa lucha de poder entre política y periodismo con la ética como invitado, porque el autor, además de la trama se recrea dibujando y mostrando al público la cara menos conocida de unos personajes a los que dota de una gran profundidad.

Una escena de la función con los actores Jordi Rebellón, Joaquín Climent y Alicia Borrachero. Fuente: elcomercio.es

Una escena de la función con los actores Jordi Rebellón, Joaquín Climent y Alicia Borrachero. Fuente: elcomercio.es

Un montaje que nos recuerda a una de las mejores funciones de la temporada pasada, “Poder absoluto” de Roger Peña Carulla. En ambos casos, nos permiten atisbar algunos de los entresijos de poder, de la política desde dentro, donde la suciedad y el asco son moneda común. Un contexto, que aunque salvando las distancias, nos resulta vagamente familiar después de los casos de corrupción que salpican las noticias de los últimos meses en nuestro país. Si en “Poder absoluto” pudimos disfrutar de las soberbias interpretaciones de Emilio Gutiérrez Caba y Eduard Farelo, en “Desclasificados” los encargados de dar vida a los personajes son Alicia Borrachero (la periodista), Joaquín Climent (el presidente) y Jordi Rebellón (el jefe de prensa) demostrando oficio sobre el escenario. Tres actores muy habituales en series de televisión muy conocidos para el público en general, quienes por falta de tiempo no se prodigan en exceso sobre las tablas. Un buen trabajo, sabiendo mostrar las peculiaridades, los puntos fuertes y también los defectos de estos personajes que consiguen que el público se identifique con ellos y quizá más con las situaciones que viven.

Hasta el 27 de octubre en el Teatro Bellas Artes, en funciones de miércoles a viernes a las 20:30 horas, sábados doble función a las 19:30 y 22:00 horas y domingos  a las 19:00 horas. Una función de peso, con contenido, que invita a la reflexión y sirve para empezar la temporada teatral en Madrid, en unos días donde se van anunciando nuevos estrenos, reposiciones y una buena noticia como el nacimiento de un nuevo espacio en Madrid, el teatro Quevedo, fruto de la iniciativa privada de Luis Antonio Rodríguez, a quién deseamos toda la suerte del mundo.

Otros enlaces:

Más información en la web de publiescena.es 

Anuncios