15 años y un diaDespués de la cita anual malagueña con el cine de nuestras fronteras, estas últimas semanas las películas españolas están llegando a las salas en una proporción a la que ya no nos tienen acostumbrados: “Hijo de Caín”, “Menú degustación”, “Somos gente honrada” o “15 años y un día” son algunos de los ejemplos. Películas de buena factura, con un gran trabajo de los actores, pero que no consiguen atraer al público.

Con la llegada del calor, las cifras de taquilla se han derrumbado estrepitosamente acumulado dos semanas (la segunda y tercera de junio) con los más bajos niveles de recaudación de los últimos años. Si esto en si es grave en general, en cuanto al cine español, la situación es más que preocupante. A pesar de los muchos estrenos del fin de semana del 14 al 16 de junio (“Menú degustación”, “Somos gente honrada”, ”Insensibles”, “Un Dios prohibido” y la de animación “Gigantes, la leyenda de Tombatossals”), sólo hemos conseguido colocar una de las nuestras en el puesto 10 de la taquilla, “15 años y un día”,  que llegó a las salas el pasado 7 de junio. Según los datos del fin de semana del 21 al 23 de junio tampoco aparecemos en los primeros puestos de taquilla.

Maribel Verdú

Maribel Verdú

Comenzamos hablando de “15 años y un día”, el último trabajo de la consolidada Gracia Querejeta, que se estrenó justo unos días antes del fallecimiento de su padre, el productor Elías Querejeta. Una película que huele y sabe a goya y que seguro será una de las candidatas a lograr varias estatuas en la edición del próximo año. “15 años y un día” es una película que nos presenta  un  adolescente conflictivo, Jon (interpretado por Arón Piper), tan amante de las gamberradas como desastre en el colegio del que expulsan. Su madre (la siempre maravillosa Maribel Verdú) es viuda y no puede con él, así que decide enviarlo con el abuelo, Tito Valverde, un militar retirado obsesionado con el orden y la disciplina. Una película de extraordinaria factura donde brilla la cuidada dirección y el extraordinario trabajo actoral de los ya mencionados. Personajes muy bien dibujados, inquietos, que buscan un camino y un objetivo que llene sus vacíos.

somos gente honradaOtro gran trabajo es el debut en el largometraje de Alejandro Marzoa con “Somos gente honrada”. Lo que en principio se presenta como una comedia ligera y divertida, rápidamente se transforma en un buen drama con toques muy actuales y personajes profundos que hablan con palabras, con miradas y también con silencios. Esto, que puede ser su principal virtud, también puede ser su principal defecto al quedarse a mitad camino entre ambos extremos con la dificultad de enganchar al público. La trama nos presenta a dos amigos en paro y en la cincuentena (Paco Tous y Miguel de Lira, o Suso y Manuel como prefieran) que por azar se encuentran un paquete con 10 Kg de cocaína. Ante la duda y acuciados por sus graves problemas económicos, optan por convertir la droga en dinero. Pero no es nada fácil entrar en el mundo de la delincuencia y piden ayuda al yerno de Manuel, un joven policía local sin escrúpulos interpretado por Unax Ugalde que les ayudará a buscar comprador. ¿Qué haríamos cualquiera de nosotros en una situación como ésta? El director nos invita a participar en este dilema moral a través de la visión de la mujer de Suso (Interpretado por la actriz Maribel Membrillo), que pone el contrapunto moral. En resumen, una gran película que te propone un dilema ético condimentado con momentos muy divertidos y otros de auténtico drama donde podremos disfrutar de muy buenas interpretaciones tanto en los personajes protagonistas como en los secundarios.

Hijos de cainHijo de Caín” está dirigida por  Jesús Monllaó y ha sido rodada en catalán y castellano.  Cuenta con la siempre inquietante presencia de José Coronado acompañando a un elenco de actores catalanes donde destaca David Solans, el hijo adolescente de mirada inquietante. El joven odia a su padre y no sabemos por qué. Se mantiene aislado, asocial y con una única obsesión por el ajedrez. Los padres desesperados contratan a un psicólogo (que curiosamente también fue un precoz ajedrecista) para intentar reconducir la situación. Un thriller con el ritmo pausado del ajedrez, que lleva la emoción y la intensidad hasta el final.

Menu degustacionPor último hacemos referencia a “Menú degustación. Historias servidas como pinceladas en platos de diseño del mejor restaurante del mundo el día en que cierra sus puertas. Una película coral, con varias tramas, como la de una pareja en trámites de separación que se reencuentra para esta cena que reservaron hace más de una año (papeles interpretados por Jan Cornet y Claudia Bassols), una mujer mayor (Fionnula Flanagan) acompañada por su marido convertido en cenizas dentro de una urna, unos inversores japoneses y su traductora en busca de novio y un personaje enigmático, quizá el mejor punto de la película, interpretado por Stephen Rea). Elenco internacional, rodada en inglés y catalán, pero en las historias falta consistencia y se apagan con la misma rapidez con la que se devoran los ricos manjares de este restaurante de éxito.

No son buenos tiempos para el cine español, la verdad es que nunca lo fueron. Sin embargo, la crisis general, los recortes en ayudas públicas y la puñalada del IVA al 21% hace que cada vez sea más difícil sacar un proyecto adelante en este país. Seguramente en unos años, nos acordaremos.

Anuncios