Humor absurdo y con un estilo muy peculiar, pero también muy tradicional, del de toda la vida. Así pude definirse el espectáculo titulado “Llorar por llorar” que Cristina Medina y Joan Estrader con la compañía “Pez en Raya” presentan en el teatro Alfil de Madrid hasta el 14 de octubre. Las funciones sábados y domingos en un montaje donde las risas están garantizadas.

Arranca en la emisora Radio Misterio con un programa de radio sobre relatos que cumple 15 años. Un presentador muy peculiar recibe a la Sra Flecha como invitada especial y su relato “Soy yo nara” donde, como no podía ser de otra manera, investiga un crimen que se ha cometido. A partir de ahí se suceden los gags y las historias de humor con los variopintos personajes que se le aparecen a la Sra Flecha en su peculiar e inquisitivo sistema de investigación criminal. Humor de toda la vida, sencillo y efectista, a la par que trabajado.  Malos entendidos, diferentes espacios, música y canciones en directo, peleas, seducción y muchas aventuras que consiguen la hilaridad del espectador, quienes además se convierten en parte de la narración y en el proceso de desentrañar la trama.

Una escena del espectáculo con Cristina Medina y Joan Estrader

Una actriz, la sevillana Cristina Medina, que se mete en la piel de multitud de personajes consiguiendo sorprender al espectador. Y un actor, el catalán Joan Estrader, caricaturizando el personaje de la Sra Flecha, una mujer de gran volumen y sobre todo con dos armas de mucho peso. En la dirección David Sant, quien además es responsable de la creación del montaje junto a los dos actores y Gerard Florenjachs. La compañía  es “Pez en raya” que también cumple 15 años “repartiendo salero”, como ellos mismos señalan, sobre los escenarios de España y otros países. Acumulan premios importantes como al Mejor Espectáculo en IX y XI Festival Internacional de Humor de Madrid o el mejor espectáculo de la temporada de Babt y Winchester (Inglaterra).

“Llorar por llorar” se puede ver los sábados a las 22:30 y los domingos a las 20:30 en el teatro Alfil de Madrid. Un lugar especializado en montajes de humor, que hace unos meses remodelaba el patio de butacas y el sistema de programación. Actualmente se pueden disfrutar los espectáculos en mesas y sillas estilo cabaret tomando una copa. En cuanto a la programación, se ha multiplicado la oferta con espectáculos diferentes en cada día de la semana. La idea, como nos comentaban en  la propia sala, es dar la oportunidad de trabajar a compañías y talentos jóvenes ofreciéndoles un escenario aunque sea con un número limitado de funciones. Imagino también que el componente económico en una época de crisis profunda y la búsqueda de nuevos ingresos con una mayor oferta, también habrá tenido mucho que ver en los cambios.

De todas formas, el teatro Alfil, que he visitado en muchas ocasiones, siempre es garantía de calidad artística de pasar un rato agradable y de risas. Yo he oído muchas veces, que es más difícil hacer reír que hacer llorar sobre un escenario. Pues en el Alfil están comprometidos con lo primero y esta función de la que os hablo, “Llorar por llorar” es un buen ejemplo porque no pararás de reír.

Anuncios