“Quienes no pueden soportar el presente, se dedican a contemplar el pasado o a construir el futuro”. Esta frase se pronuncia en ¿Quién teme a Virginia Woolf?,  una obra de Edward Albee que puede ser un buen resumen de la misma. Dos parejas se reúnen en una noche de fiesta en un juego macabro de autodestrucción con reproches, engaños y acusaciones regados por el alcohol. Esta obra, protagonizada por Carmen Machi, se puede ver en el teatro La Latina de Madrid hasta el próximo 14 de octubre.

George, profesor universitario alcohólico,  y Martha  son un matrimonio de mediana edad que se odian de una manera visceral. Una noche reciben en su casa a Nick un joven compañero de trabajo en la Universidad y a su esposa Honey que acaban de llegar a la ciudad. Una velada, que enseguida se convierte en un auténtico infierno. 4 personajes que comparten una noche de insultos, reproches, secretos y engaños en una agobiante atmósfera envuelta en tabaco y alcohol. George es un hombre humillado por su esposa que asume su propia derrota y juega el papel de bufón buscando justificar su insustancial y dependiente existencia. Martha es una mujer amargada que no quiere ser feliz y disfruta ejerciendo el poder que le otroga ser la hija del rector y machacando a su esposo. Nick es el chico de los recados, ambicioso, servil y capaz de venderse por dinero y poder. Honey es rica y estúpida, un personaje que se dibuja vacío como un pelele manejado por todos a quien el exceso de alcohol pone en evidencia.

Una escena de la obra. Fuente: elmundo.es

Ninguno de los personajes soporta el presente. George y Martha son almas podridas que disfrutan con su propia autodestrucción, se maltratan psicológicamente utilizando las debilidades del otro. Se regodean en el pasado dibujando el fracaso de sus vidas en sus propios vómitos. Ambos inician un juego extraño, difícil de entender y  que por momentos parece una representación orquestada (humillar al anfitrión, pillar a los invitados o montar a la anfitriona). Este juego macabro se desarrolla ante la joven pareja de invitados, quienes rápidamente dejan de ser espectadores para entrar en el ruedo. Bien por inconsciencia y ganas de liberación como es el caso de Honey, bien por escalar posiciones como le sucede al joven profesor. En la obra aparecen algunas pinceladas de humor corrosivo que se ahogan en el mar nauseabundo en que se ha convertido la velada.

Carmen Machi

La obra se estrenó el 21 de octubre de 2011 en el teatro Romea de Barcelona. Después de hacer temporada en la ciudad condal, ahora se pude ver en el escenario del teatro La Latina de Madrid en funciones de miércoles a domingo hasta el 14 de octubre. El texto es del estadounidense Edward Albee, premio Pulitzer de teatro en 1994. La dirección corre a cargo de Daniel Veronese y la escenografía es de Sebastiá Brosa. Junto a la por todos conocida Carmen Machi, en el elenco está Pere Arquillué, Mireia Aixala e Ivan Benet. Estos tres último también participaron de las funciones en Barcelona. En 1966 fue llevada al cine por el director Mike Nichols y fue protagonizada por Elizabeth Taylor y Richard Burton.

Encontramos un gran nivel interpretativo y compromiso con los personajes que conjugan sus armas para crear esta espiral de emociones y engaños regada por el odio. La obra se hace un poco larga porque el ambiente se va tornando incómodo para el espectador, como en esas fiestas de madrugada que parece que nunca se acaban y tú estás deseando irte a la cama. Es difícil entender este juego autodestructivo, aunque se acepta como propuesta escénica.  Estética convencional, buen teatro y un texto tan marcado y con tantas connotaciones que te sumerge en la historia y en los personajes, aunque sólo sea para despreciarlos.

Anuncios