Con este post cumplimos el reto fijado la semana pasada de 9 días, 9 obras y 9 post consecutivos en el blog de gente con duende. Para la última entrada de esta serie especial, hemos dejado “La mujer por fuerza” con la dirección de José Maya en el teatro Guindalera. Las funciones son de jueves a domingo a las 21:00 horas y estarán en cartel hasta el 29 de julio. Un clásico del siglo de oro español nacido de la pluma de Tirso de Molina en una versión que apuesta por la comicidad en la puesta en escena.

Una comedia de enredos y malentendidos protagonizada por una mujer capaz de hacer lo que sea por conseguir a su amado. Todo arranca con el viaje del conde Federico a la corte húngara como embajador del rey de Nápoles. Durante su estancia se aloja en la casa del noble Alberto y la hermana de éste, Finea, se enamora perdidamente del conde. Éste nunca ha visto a Finea, quien disfrazada de hombre se traslada a Nápoles siguiendo al conde Federico para poner en marcha su plan. Una sucesión de engaños, mentiras y enredos hacen aparecer al conde como vil secuestrador de una dama a quien nunca ha visto. De ahí la locura y la esquizofrenia acentuada por los trazos cómicos y esperpénticos con los que el director ha dibujado la puesta en escena.

José Bustos y Alicia González en una escena. Fte: teatro Guindalera

Muchas veces, cuando asisto a una de estas comedias de honor y espada propias de nuestro siglo de oro, rebosante de enredos, con situaciones absurdas y defensas de un honor malentendido, siempre pienso en la farsa. En este caso, el director y también actor, José Maya, especializado en teatro clásico, lo ha hecho realidad. La versión es de Amaya Curieses.  El resultado es curioso y un tanto atípico. Una apuesta diferente en el tratamiento de un clásico, con la presencia permanente de todos los actores en el escenario, salvo en los imprescindibles cambios de vestuario. Con la doblez de alguno de los actores en escena dándose réplica a sí mismo.  Vestuario de época logrado. No hay nada en escena más que los propios actores y un músico que hace sonar varios instrumentos en directo. Escenografía inexistente en una opción que quizá no apoya el desarrollo de la función.

El equipo de actores, habitual de la sala Guindalera donde se representa, compuesto por José Bustos en el papel del conde Federico y Alicia Rodríguez como Finea. Acompañados por Alex Tormo, Alicia González, Chiqui Maya, Ana Alonso, Iria Márquez y José Carrasco. Los  versos de Tirso de Molina suenan con oficio y buen gusto. Resultados dispares en los registros cómicos que a veces parecen encajados por voluntad ajena en una puesta en escena que quizá exigía mayor ortodoxia. En conjunto pasas un rato agradable viendo teatro y disfrutando del magnífico verso del siglo XVII, de la interpretación de unos actores que mantienen un muy buen nivel interpretativo y de una propuesta arriesgada que se valora.

Otros enlaces:

Más información en la web de teatro Guindalera

Alex Tormo en los micrófonos de Radio Enlace en gente con duende (6’41”)

Anuncios