Alumnos de la EMAD

Después de varios años de estudios, esfuerzo y sobre todo mucha carga de ilusión, llega el final del curso y la hora de enfrentarse a la realidad de una profesión, la de actor, con un futuro muy complicado. Una mañana de visita, de ensayos y teatro,  para charlar con varios de los alumnos de último curso de Superior de la Escuela Municipal de Arte Dramático de Madrid (EMAD). Ellos son Abel García (21 años), Elena Sánchez (20 años), Tarik Hervás (21 años)  y Laura García (22 años) y esto es lo que nos contaron.

¿Por qué quieres ser actor?

Abel: Mi madre me llevó a varios casting para anuncios y me gustó el rollo. Me apunté con 14 años en plan extraescolar a una escuela de teatro y desde entonces. Ya son 7 años desde que empecé  y  6 en esta escuela.

Elena: Primero porque el arte me gusta y me llena en general. Y en concreto el teatro porque es una forma de comunicación muy humana y una forma muy bonita de desdoblarte en otras personas. Verte en otras pieles y cosas que tu no harías porque no quieres o no puedes y sin embargo las haces con otros personajes.

Tarik: Porque de pequeño quería serlo todo y descubrí que la única forma era siendo actor para interpretar todo tipo de papel.

Elena Sánchez

¿Qué es lo que más te gusta y lo que menos de la profesión de actor?

Abel: Lo que más me gusta es el subidón de antes de salir a escena, de voy a darlo todo para que salga bien y la sensación de cuando has terminado. Y lo peor, ¿hay algo peor?

Elena: Lo peor es que es mucho esfuerzo y muchas veces no llegas a nada y lo mejor es la sensación de estar con el público.

Laura: Es una forma de expresión única que si te identificas con ella te renueva cada día y  da sentido a tu vida. Lo peor es  la competencia, los engaños y la falsedad para alcanzar algo.

¿Cómo ves el futuro, que sientes ahora que estás a punto de terminar tus estudios?

Abel: Lo veo bastante negro. Cuando salga de aquí empezaré a echar currículos por todos los lados, a todas las compañías y moverme por mi cuenta. Lo mejor sería juntarme con otros y montar un espectáculo y sacarlo adelante.

Elena: Yo no veo futuro, solo un abismo.  No sé dónde voy a  llegar, yo intentaré trabajar de esto todo lo que pueda aunque también estoy dado clase a niños. Esta muy difícil en España

Laura: Miedo y mucha incertidumbre, sales de la burbuja y no sabes a dónde dirigirte. Por un lado ganas y por otro un poco de miedo después de dedicarle tantos años y no saber a dónde ir porque oportunidades hay muy pocas.

Tarik: Un poco de nostalgia, da pena que se acabe porque se me han pasado rapidísimo estos tres años. Muchas puertas cerradas, aunque espero que alguna abierta. La incógnita de qué te va a dar de comer, que es una de las cosas más importantes.

Abel García

¿Crees que te tocará trabajar en otra cosa diferente?

Abel: Espero vivir del teatro, mi sueño es vivir de lo que me gusta. Pero sin duda que tendré que trabajar de todo.

Elena: Hay que completarlo porque un día estás haciendo algo y al siguiente no tienes trabajo. A mí sólo me gusta esto, pero los trabajos eventuales te ayudan a vivir.

Laura: Si, es lo que tengo que pensar al salir de la escuela. Estoy entre la espada y la pared y tengo que decidir si dedicarme a ello o no, por cómo esta todo. Aunque creo que seguiré adelante.

Tarik: Yo espero vivir del teatro y para ello lucho. Es muy difícil además por los tiempos en que  estamos.

¿Qué es lo mejor y lo peor de vuestra escuela?

Abel: Lo mejor es que los profesores son muy profesionales y nos meten mucha caña. Y lo peor  quizá falta de comunicación entre ellos

Tarik: Lo mejor el impresionante cuerpo de profesores y  los alumnos que son increíbles. Lo peor es que me gustaría que hubiese más gente en clase

Laura García

¿Por qué teatro y no cine o televisión?

Abel: Sin duda. Por el calor del público, el subidón de los nervios al salir al escenario. En el cine es todo más mentirijilla, si sale mal se repite. Aquí lo tienes que dar todo en los ensayos para que en el estreno esté niquelado

Tarik: Me gusta más el teatro por tener a la  gente delante y no imaginármela

¿Te arrepientes de haber estudiado interpretación?

Abel: no

Elena: Para nada, esto es mi vida

Laura: No, pero ahora me planteo seriamente si no debería estudiar a alago alternativo

Tarik: No, he tomado una buena decisión. Cuando empiezas piensas si estas eligiendo bien, pero ahora que termino, estoy 100% seguro que he elegido bien.

Para terminar, desearles suerte. A ellos, a sus compañeros de la escuela y a los de otras escuelas de interpretación y artísticas. La cosa está mal, pero si algo sirve de consuelo es que la profesión de actor siempre ha sido así, muy inestable y volátil. También es cierto que en tiempos de crisis se agudiza el ingenio, se trabaja mucho más y todos nos preparamos más si cabe. Lo importante es no perder la ilusión.

Anuncios