Una vez más, Santi Senso lo ha conseguido: impactar e impresionar. El teatro íntimo que nos ofrece este actor con Simbolia Teatro siempre es una sorpresa y una experiencia diferente, pero con “Intento” ha dado un paso más. Santi Senso define el montaje como “conversaciones desde el inconsciente con seres trasgresores, seres suicidas” y él mismo se convierte en un ser trasgresor, pero desde la plena conciencia de su lenguaje íntimo y teatral. Un ejercicio de entrega donde nos invita a compartir su trabajo.

¿Qué sentimos ante el suicidio? Pena, lástima, compasión, quizá nos preguntamos el por qué se ha llegado hasta allí. ¿Cómo se sentirán las personas de su entorno más cercano, las personas involucradas en su vida? Culpabilidad, fracaso, apoyo o quizá un poco de todo. Un acto de cobardía o de desesperación, pero también un acto de amor, de abandonarse al descanso y de liberación. Un acto que no sólo tiene que ser físico, sino que también puede ser espiritual. ¡Quiero suicidar mi ego” son palabras del propio Santi Senso. Quizá simplemente es un camino de verdad.

Una escena de la función con Santi Senso. Foto: Pepe Arcos

Conozco bastante el trabajo de Santi Senso, pero creo que en este caso ha dado un paso más. Ha cruzado una línea, no tengo claro que hay detrás, pero desde luego apetece acompañarle en este camino. También es cierto que hay admiración y cariño y quizá por eso mi juicio sobre su arte y su lenguaje no es imparcial, pero tampoco lo pretendo.

Jon es uno de los protagonistas de” Intento”, es el protagonista de su propia historia y de sus intentos de suicidio. Su historia me fascinó, quizá por el punto de curiosidad periodístico, quizá también por ese punto morboso que tenemos todos o casi todos. Hablando en primera persona y por primera vez ante un público, sus palabras reflejaban recuerdos e imágenes que surgían a borbotones desde lo más profundo de sus vivencias. La emoción de su voz y la cadencia de sus palabras consiguieron un momento muy íntimo y muy de verdad. Pero sobre todo me impresionó cuando él salió de la oscuridad, cuando abandonó la armadura del anonimato y se puso frente al público. Frágil y vulnerable, como un juguete desarmado que ha conseguido encajar sus piezas, pero a la vez valiente y capaz de abrir su alma y desnudar su corazón. Soy yo, esta es mi historia  y aquí estoy.

Ahora tenemos ganas de más, de conocer, de entrar en esa timidez, en esa mirada triste pero a la vez limpia y abierta. Te han golpeado con dureza, te han roto el alma y el corazón, por momentos te han fallado las fuerzas para luchar, pero sigues ahí, dispuesto a vivir. Hasta hace unos días nunca había conocido a nadie que había intentado suicidarse, ahora sí……. y quiero saber más.

Otros enlaces:

Web de Simbolia Teatro

Entrevista Santi Senso en Gente con Duende (6’41”)

Anuncios