Se acaba de estrenar la obra de teatro “Elling” en el teatro Galileo de Madrid después de unos meses de gira por algunas ciudades españolas. La dirección es de Andrés Lima, el director de escena que acapara más premios Max y en los papeles protagonistas dos de los mejores actores de nuestro país, Carmelo Gómez y Javier Gutiérrez. Ambos nos trasladan brillantemente al mundo de las emociones y de la locura de unos personajes que buscan su sitio, que hablan de amistad y que también tienen mucho miedo.

El texto es de Ingvar Ambjornsen y la adaptación para este montaje ha corrido a cargo de David Serrano. Nos presenta a dos enfermos mentales, Elling y Kjell, recluidos en un hospital psiquiátrico que son trasladados a un piso tutelado por el gobierno para adaptarse a la vida social, a una vida que podemos considerar “normal”. Son dos personajes muy diferentes, Elling (Carmelo Gómez) es un hombre culto, amante de la poesía y con una gran imaginación,  que vivió siempre con su madre protegido de cualquier incidencia externa hasta que al fallecer ésta, fue internado en el hospital. Kjell (Javier Gutiérrez), por su parte, es un hombre rebosante de instintos primarios, obsesionado por la comida y el sexo.  Por diferentes son complementarios, casi todo es nuevo para ellos, incluso salir a la calle es toda una aventura. Por encima de todo es una historia de amistad y juntos emprenden el camino hacia la supuesta “normalidad” entre situaciones cómicas y otras más dramáticas. Aparecerá una mujer en la vida de ambos y todo se transforma, excepto la amistad que seguirá estando ahí. Están acompañados por los actores Chema Adeva y Rebeca Montero y el pianista Mikhail Studyenov que pone la música en directo.

Una escena de la obra. Fuente: nonobstante.blogspot.com

Vestida de comedia, realmente es un profundo drama  tratado con mucha naturalidad en una dirección que sorprende por momentos. El texto es emotivo e inteligente y la puesta en escena rompe con la cuarta pared convirtiendo el escenario del teatro Galileo en una especie de ring de boxeo al que rodean los espectadores por los cuatro costados. Pero sin duda, lo mejor es la interpretación de ambos actores, que sobre las tablas nos dan una lección magistral de teatro. Lo hacen desde la normalidad de un trabajo profesional,  sin estridencias pero con un punto de locura y con una gran sensibilidad para aceptar esos personajes que funcionan con unos registros tan diferentes. Unos personajes que prepararon conviviendo con enfermos de verdad en un taller durante varios días. Además consiguen una gran compenetración en escena que mantiene la obra siempre en un alto nivel de energía y ritmo como comentaba el propio Carmelo Gómez, “cuando uno baja, el otro sube y mantenernos el ritmo y eso el espectador lo nota”. Juegan en el escenario con unos personajes que permiten casi cualquier exceso, lo cual es un lujo para cualquier actor. Ambos  juegan y se divierten y hacen disfrutar al público.

Javier Gutiérrez y Carmelo Gómez

Un trabajo bien hecho, que emociona y donde los actores también se han involucrado en la producción. Entre otros proyectos, Carmelo Gómez acaba de estrenar la película “Silencio en la nieve” del director Gerardo Herrero y Javier Gutiérrez sigue inmerso en la serie “Aguila Roja”, pero ambos aman el teatro y no pierden de vista la posibilidad de subirse a un escenario. Enhorabuena a ambos por este regalo y que sean muchos los espectadores que puedan respirar las sensaciones de Elling y Kjell, dos niños que se ven obligados a jugar a ser mayores. Y es que, al final,  el teatro es un juego.

Otros enlaces:

Página web de la obra

Entrevista Carmelo Gómez y Javier Gutiérrez en Gente con Duende (11’38”)

Anuncios