Comienza 2012 y la cartelera madrileña está de enhorabuena. Como si de un arranque de temporada se tratase, muchas caras conocidas y proyectos esperados llenarán las salas de teatro de la capital. Luisa Martín, Carmelo Gómez, Javier Gutiérrez, Emilio Gutiérrez Caba, Juanjo Cucalón, Llum Barrera, Guillermo Toledo, Alberto San Juan, Mariola Fuentes o Gabino Diego,  entre otros. Enero es un buen período para nuevos proyectos teatrales, pero quizá este 2012 sorprende por la cantidad y la buena imagen de los recién llegados.

 “Drácula” uno de los proyectos más esperados aterriza en el teatro Marquina  con actores de la talla de Emilio Gutiérrez Caba o Ramón Langa y el joven Martiño Rivas que debuta en el teatro. La versión es de Jorge de Juan y la intención es trasladar el terror de este clásico al patio de butacas acompañado de una escenografía muy cuidada. Otro de los estrenos esperados es “El tiempo y los Conway” en los teatros del Canal a partir de la semana próxima con Luisa Martín y Alejandro Tous encabezando un elenco que  nos traslada en un minuto desde 1919 a 1937 en la vida de una familia y después retrocede al momento inicial. Un paseo por el tiempo que  supone todo un reto teatral para uno de los directores de más prestigio de nuestro país como es Juan Carlos Pérez de la Fuente.

La comedia en sus diferentes versiones y matices también protagoniza este mes de enero con “El Apagón” en el teatro Alcázar con el sello de humor de Yllana. Una trama en la que un joven escultor interpretado por Gabino Diego piensa que ha llegado su momento tanto en lo artítico como en la relación con su pareja, aunque deberá resolverlo todo a ciegas porque se ha producido un apagón y no hay luz. También en clave de comedia tenemos ya en cartel a Juanjo Cucalón y Raúl Cimas en el teatro Reina Victoria con “La extraña pareja”. Una versión de la genial obra de Neil Simon inmortalizada en cine por Walter Mathau y Jack Lemmon, de dos divorciados que deciden compartir piso apareciendo continuas situaciones cómicas que nos recuerdan a un matrimonio.

Javier Gutiérrez y Carmelo Gómez

Tampoco debemos olvidar el retorno al teatro de uno de los más grandes actores de este país, Carmelo Gómez, en este caso, junto a otro no menos grande como Javier Gutiérrez con “Elling” en el teatro Galileo. Dos enfermos recluidos en un psiquiátrico durante mucho tiempo, de repente se ven fuera compartiendo un piso y luchando por adaptarse a la sociedad. Cada acción cotidiana para ellos se convierte en un reto a superar. El director es Andrés Lima, que también firma “El montaplatos” con la compañía Animalario y dos de sus actores más conocidos como Alberto SanJuan y Guillermo Toledo en el Matadero de Madrid. Una enigmática historia escrita por Harold Pinter con dos matones  a sueldo esperando instrucciones en la cocina de un restaurante.

Cartel de El manual de la buena esposa

Otras propuestas interesantes protagonizadas por mujeres como Natalia Hernández, Llum Barrera y Mariola Fuentes, que  llegan al teatro Lara con “El manual de la buena esposa” o el estreno que acaba de triunfar en Barcelona al teatro Bellas Artes, “El año que viene será mejor”.  Petra Martínez acompañada de su marido Juan Margallo y con la dirección de su hija Olga Margallo presenta dos propuestas para el teatro Arenal “La Madre pasota” y “Cosas nuestras de nosotros mismos”. Las Chirigóticas reestrenan “La maleta de los nervios” en el teatro Alfil con la intención de hacernos reír con su gracia gaditana.  En el Centro de Nuevos Creadores se podrá ver  “170 explosiones por segundo”, ganadora del concurso 2010 de dramaturgia de Teatro por la Identidad. Y muchos más que llenarán también las salas alternativas.

Proyectos que quizá no tuvieron cabida al inicio de temporada y esperaban su oportunidad, otros que han probado durante los meses anteriores de gira en localidades de nuestro país y los programados para estas fechas desde hace tiempo. Sea como fuere, la oferta se incrementa y los que nos gusta el teatro nos volvemos un poco locos. Nuevas ilusiones en competencia con la crisis, las rebajas y los bolsillos vacíos de muchos españoles. Quizá el teatro nos aporte algo para superar los malos tragos y la cuesta de enero. Ojalá.

Anuncios