cartel película

Probablemente aún deben pasar muchos años más para no emocionarnos con historias de vida y muerte relacionadas con la guerra civil española. Benito Zambrano en “La voz dormida” consigue conmovernos con la adaptación al cine de la novela homónina de Dulce Chacón. Impecables las protagonistas, María León e Inma Cuesta, que nos trasladan a una trama que aunque sea conocida y mil veces vivida por muchos de nuestros padres y abuelos, nunca está de más recordar porque forma parte de nuestro pasado reciente.  Además es imposible no dejar escapar una lágrima a pesar del esperado final.

La sordidez de la cárcel de mujeres de Ventas en Madrid, evocaciones y recuerdos a la historia de “Las 13 rosas” llevada al cine hace 4 años por Emilio Martínez Lázaro. “La voz dormida” nos cuenta las vivencias de un grupo de mujeres en encarceladas después de finalizada la guerra. Mujeres que luchan por mantener su dignidad en un entorno cruel, siniestro y sin sentido. Mujeres culpables de creer en la libertad. Mujeres machacadas por el peso de un nacionalcatolicismo rancio y culpable de una dictadura incruenta y asesina.

Inma Cuesta en una escena de la película

Dos hermanas, Hortensia (interpretada por Inma Cuesta) en la cárcel, embarazada y después condenada a muerte y Pepita (María León), que viaja desde Córdoba a Madrid para ayudar a su hermana encontrando el amor de Paulino (Marc Clotet) un comunista muy convencido con la causa republicana.

La guerra civil y, sobre todo la postguerra, golpeó las conciencias y removió los demonios de intransigencia y prepotencia de los que se supieron ganadores. Amparados en una victoria para justificar su impotencia intelectual y con un odio que cobraba vida después de una contienda en la que realmente todos fuimos perdedores. Quienes hemos nacido mucho después, ya mirando el final del siglo XX, nos felicitamos por haber tenido la suerte de no vivir los momentos relatados en la película. Escenas que hoy no siguen sacudiendo en una mezcla de tristeza por lo que otros vivieron y de alegría por los momentos no vividos.

Los actores María León y Marc Clotet

No es de extrañar que la película haya estado en la terna para representar a España en los oscar de la Academia de Cine Americana.  Dos sensacionales actrices, Inma Cuesta y María León que nos trasladan con su brillante interpretación a los años 40 del siglo XX, al ambiente gris y carcelario de Ventas y a la cárcel de hambre y miedo en la que se había convertido el mundo exterior. Enhorabuena a las actrices, bien secundadas por un magnífico elenco de mujeres como Ana Wagener, Berta Ojea, Lola Casamayor, Susi Sanchez, Amparo vega León, etc. Y también al director,  Benito Zambrano, por tan brillante resultado muy digno con la memoria histórica. Un director que nos sorprendió con “Solas” y ahora nos emociona con “La voz dormida”, una historia de dignidad, de lucha y amor en la postguerra española. Recordar siempre, perdonar tal vez, olvidar nunca.

Otros enlace:

Entrevistamos a Inma Cuesta en Radio Enlace (13’03”)

Web de la película “La voz dormida”

Biografía del director, Benito Zambrano

Anuncios