El próximo domingo viviremos la celebración de la fiesta del cine español. Un cine que malvive e intenta sobrevivir, pero que interesa y mucho. Esta 25 edición es un acontecimiento de primer orden que todos los medios quieren cubrir. Interesa lo que pasará en la gala, interesa saber quién se llevará los máximos galardones, interesa conocer las anécdotas, aunque muchos de los espectadores sólo hayan visto una o dos películas españolas en todo el año, y porque han sido nominadas. Nos cuentan que cada vez vamos menos al cine, y del nacional, ni te cuento. Si te interesa una película española ya puedes ir el primer fin de semana, porque el siguiente probablemente ya no estará en la cartelera.

Los Goya cumplen las bodas de plata, 25 años durante los cuales los académicos españoles, la gente del cine, entrega los galardones a los mejores del año 2010. Este año repiten presentador con Andreu Buenafuente y se estrena el teatro Real de Madrid como espacio para la ceremonia, retornamos a la alfombra roja y nuestros actores, actrices y resto de la profesión se vestirán con sus mejores galas para pasar una noche que puede ser inolvidable. Al menos para algunos, para quienes consigan la apreciada estatuilla del “cabezón”, el Goya que pesa tanto como tan bien sienta.

Este año, triunfa el drama, las películas duras y grises, como hacía mucho tiempo. No sé si es un reflejo de la permanente crisis del cine español o de la crisis general de la sociedad española que reclama historias duras que nos hagan más llevadero la situación por la que pasa cada uno. El saber que otros están peor, nos sirve de consuelo. “Pan negro”, una película gris que nos habla de una época muy triste y oscura, casi sin esperanza como ocurre con “Biutifil”, que representará a México en la carrera de los oscar y puede además encumbrar a Javier Bardem con su segundo oscar, aunque creo que este año no toca. “Balada triste de trompeta”, una película de perdedores, la cara amarga de una profesión dedicada a hacer reír en una época también gris que todos queremos olvidar.

Si hablamos de “Buried” casi es mejor no clasificarla, muchos no han visto la película, pero todos sabemos de qué trata. Hay que reconocer, por lo menos, la originalidad a su director Rodrigo Cortés. La última en discordia es “También la lluvia”, quizá la más luminosa de las 4 películas nominadas con un genial Luís Tosar y un soberbio Karra Elejalde que seguro “moja” y una directora que deberá coger las riendas de la Academia de Cine, después de la espantada de Alex de la Iglesia con motivo de la ley Sinde.

Voy adelante con mi quiniela para las principales candidaturas. Todos los trabajos en el cine requieren duende, pero especialmente la interpretación. Yo creo que los principales premios van a estar muy repartido entre las favoritas. Creo que ganará “Pan negro” y su director y entre los actores, Javier Bardem. Una interpretación memorable y además está nominado a los oscar. Y entre las chicas Nora Navas, el mejor exponente de lo que el director nos quiere contar con su película. Ahí va mi quiniela:

Mejor película: Pan Negro

Mejor director: Agustín Villaronga

Mejor actor protagonista: Javier Bardem por “Biutiful”

Mejor actriz protagonista: Nora Novas por “Pan Negro”

Mejor actor de reparto: Karra Elejalde por “También la lluvia”

Mejor actriz de reparto: Terele Pávez por “Balada triste de trompeta”

Mejor actor revelación: Manuel Camacho por “Entrelobos”

Mejor actriz revelación: Carolina Bang por “Balada triste de trompeta”

No me pierdo los Goya de este año para ver cuantos aciertos tengo, aunque tendrá que ser desde la televisión. Me cuentan que somos muchos los periodistas que queremos cubrir el evento y no hay sitio para todos. En esta vida hay que ser grande, incluso para que te dejen trabajar, pero eso ya no nos sorprende.

 

Anuncios