Albert Boadella Fte:periodistadigital

El director de los teatros del Canal nos recibe en su despacho, justo cuando bajo su dirección se acaba de estrenar “Amadeu”. Un homenaje a la zarzuela y una factura pendiente que tenía con un género que ha amado desde niño y al que no se ha cuidado como se merecía por la calidad de sus partituras. Para este homenaje ha recurrido a la figura de Amadeo Vives, uno de los compositores de zarzuela más importantes de nuestro país, autor de Doña Francisquita o Bohemios entre otras, con quien comparte en cierta medida un viaje de desarraigo de Cataluña a Madrid. Desde unos principios vinculados al despertar del nacionalismo catalán a ser rechazados por una gran mayoría de la sociedad de tierra donde nacieron.

Pero en esta conversación también recordamos los mandamientos que una vez escuché en la voz de Albert Boadella celebrando la noche de los teatros hace unos años. También del sentido crítico que ha cultivado intensamente durante toda su vida como medio de ganar enemistades de diversos sectores de una sociedad donde se extiende la cultura de de la prohibición junto a la voluntad de regular todo con normas y leyes.

¿Cómo ha sido el camino para llegar a estrenar este espectáculo?

Es un tributo a mi infancia porque yo viví la zarzuela desde niño porque mi hermano me llevaba a los ensayos y al escenario.

¿Después de su trayectoria en El Joglars, hacer un montaje sobre zarzuela parece que no encaja mucho?

Forma parte de los retratos que yo he hecho con El Joglars, el retrato de Dalí, de Pla, de Pujol con el Ubú. Lo que ocurre es que esto es diferente porque aquí trabajamos con una orquesta, con un coro, pero la forma en que narra la historia es muy parecida

¿La crítica siempre es un elemento esencial en sus montajes?

Aquí también hay una crítica muy seria, sobre todo a la poca sensibilidad que se tuvo con Vives. Pensar que hace 5 años el Ayuntamiento de Barcelona intentó tirar sus restos a una fosa común por no cargar con los gastos de manteniendo de la sepultura.

He leído que esta noticia fue la inspiración para prepara este homenaje. Una noticia que muestra como Vives, a pesar de ser catalán no fue muy querido en su tierra después de su paso por Madrid

Amadeo Vives. Fte:wikipedia

Empezó su vida profesional haciendo canciones catalanas muy carismáticas y muy sentimentales en la emergencia del nacionalismo. Posteriormente cuando se vino a Madrid a componer una música tan española como es la zarzuela, eso allí no sentó muy bien. Quedó de él una imagen de no ser fiel a los atributos especiales de la tribu. Y en el año 2005, el Ayuntamiento de Barcelona dijo que ya no pagaba los gastos de la tumba y anunció que echaría sus restos a la fosa común. Ni en su propio pueblo de la montaña de Montserrat quisieron los restos alegando falta de espacio en el cementerio. Esto es lo que me incitó a mi a hacer esta obra como un homenaje a Vives y su música al mismo tiempo una crítica muy especial al nacionalismo catalán.

¿Podría ser Amadeo Vives su alter ego? Hay ciertas similitudes en la vida de ambos, como el viaje a Madrid y el desarraigo de Cataluña, donde no son especialmente queridos por amplios sectores de la sociedad

Si, hay diferencias naturalmente todas a su favor porque el era un genio musical, pero en el viaje de Cataluña a Madrid si que hay algo parecido, incluso con la ingratitud de una tierra. No hay que olvidar que El Joglars es muy catalán y ha tenido una contribución muy importante en momentos muy duros de Cataluña. Y posteriormente cuando nosotros empezamos a ser críticos con la emergente sociedad nacionalista, automáticamente el conjunto de la ciudadanía, salvando pocas excepciones, empezó a pasarnos factura. También Els Joglars se abrió a toda España y el 90% de todas sus representaciones desde hace ya muchos años eran fuera de Cataluña. Por lo tanto en este sentido si que estamos en algo parecido.

Volviendo a la zarzuela ¿Por qué está tan denostada la zarzuela hoy en nuestro país? Quizá no se le tiene a la zarzuela el cariño que se merece

Aquí,  mi generación se volcó sobre los musicales anglosajones. Yo digo que desde el punto de vista musical éste es el mejor de todos los musicales que se han hecho en la Gran Vía. Somos unos papanatas, hay 12.000 partituras de zarzuelas, algunas extraordinarias y se podría haber hecho un musical moderno español a partir de la zarzuela. Cuando ha salido de nuestras fronteras ha tenido un éxito formidable, pero aquí nos parece del pasado y por esos hay que desecharlo, hay una tontería colectiva sobre la modernidad y un papanatismo hacia todo lo anglosajón, que desde el punto de vista musical es muy inferior, salvo alguna excepción.

Una escena de la obra "Amadeu". Fuente: teatrosdelcanal.com

¿Espera que el teatro se llene?

Yo creo que los madrileños no se lo deben peder, porque están algunas de las mejores partituras de Vives como Doña FrancisquitaBohemios y su Canto a la Libertad, y porque le he querido dar un aire contemporáneo con una historia actual sencilla de comprender, pero muy profunda. Un personaje con una tremenda personalidad, con alguna discapacidad porque le fallaba el brazo derecho y al que le gustaban las mujeres una barbaridad.

En esta obra, con la dirección musical de Miguel Roa y Manuel Coves, utiliza también la orquesta y coro de la Comunidad de Madrid y estrena en un teatro de la Comunidad que además dirige. ¿Otra persona no habría conseguido esto?

No, si yo lo hubiese tenido que hacer sin los teatros de la Comunidad de Madrid, lo veo muy difícil con la cantidad de gente que interviene. Los medios con los que he contado son medios imposibles en lo privado. Con Els Joglars yo no puedo hacer un montaje así, tiene que ser  forzosamente en un teatro público, es como la ópera.

En una conferencia que dio Albert Boadella yo recuerdo algo así como los mandamientos en el teatro y para conducirse en la vida

Si, por ejemplo “rechazar la fantasía”, no hay nada tan imaginativo como la realidad, que siempre supera a  la fantasía. Otro “dejar a Dios como único creador”; hoy todo el mundo se llama creador a si mismo por hacer cualquier cosa. Y otro más importante es “no llamar por teléfono al que está en el baño”; Esto quiere decir que hay gente que es completamente inarmónica que llama cuando estás comiendo, en el baño o haciendo el amor y esos nunca pueden ser artistas, porque un artista debe ser armónico

Desde su posición en Els Joglars y en la dirección de los teatros del Canal como ve la situación del teatro en España

Difícil, porque desde el punto de vista económico las administraciones públicas empiezan a retirar muchas ayudas al teatro. En cierta medida esto será muy pedagógico, el teatro tendrá que espabilarse por si mismo y seducir al espectador para que éste pague la entrada. En este sentido está bien, ahora bien yo creo que las ayudas públicas son necesarias hacia todo lo que representa este mundo artístico. Siempre ha habido unos mecenas que han apoyado esto porque si no muchas grandes obras de la humanidad, no hubieran existido.

¿Igual de difícil que en el terreno político, al que siempre ha estado muy vinculado?

Mucho más. El terreno político estamos en un momento muy complicado que afecta a España y muchos países desarrollados y no por la crisis, que en este sentido sería secundario, sino por esta especie de epidemia que ha entrado en España, calvinista o luterana que llamo yo, de regularlo todo, meter la ley en todas partes, el tabaco e incluso la forma en cómo tienes que hacer pis. Y esto puede ser muy peligroso para la sociedad, nos podemos encontrar con que prácticamente no podemos hacer nada porque todo atenta al bien común.

¿Tiene algo que ver esta crítica a las prohibiciones con el hecho de que en escena salgan varios personajes fumando, es un signo de rebeldía?

El escenario se llena de humo porque lo exige el guión. Amadeo Vives fumaba cigarros y puros y el periodista que investiga su vida es fumador de porros, aunque no se los fuma de verdad porque si no, no podría acabar la representación.

Igual le vemos algún día con una muleta

Cada vez menos, pronto no podré torear ni de salón

Albert Boadella lo ha hecho prácticamente todo en el mundo del teatro, sólo le falta ser torero, nos comenta mientras esboza una sonrisa. Además amenaza con prolongar su relación profesional y amorosa con la zarzuela. Por cierto, en “Amadeu” se fuma y mucho, y aunque lo exija el guión, a mi me parece más un acto de rebeldía contra la nueva ley anti-tabaco propio del espíritu crítico de nuestro protagonista.

Vídeo de “Amadeu”. Teatros del Canal (youtube 1’40”)

Otros enlaces de interés:

Web de los teatros del Canal

Entrevista Albert Boadella en Gente con Duende (14’07”)

Biografía de Amadeo Vives

 

Anuncios