Carlos Hipólito. Fte:laguiatv

 

Un actor sólido y con una gran experiencia en cine, televisión y sobre todo teatro. Ahí es donde el mismo dice sentirse más cómodo porque se vive la esencia de la interpretación y porque sobre las tablas el actor es dueño de su trabajo. Cara a cara con el público, sin artificios, donde sale a relucir toda la verdad de un trabajo que no puede arreglarse después de manera digital o repitiendo la toma. Carlos Hipólito es de esos actores que son un seguro para un productor.

En cine ha trabajado sobre todo con Jose Luis Garci en películas como “Ninette” o “You are the one”. En televisión es la inolvidable voz en off de la serie “Cuéntame como pasó” y fue protagonista de “Desaparecida” o “Guante blanco”. Pero es en teatro donde más le hemos visto, en algunos de los montajes de mayor éxito de los último años como la primera versión de “Arte”, el multipremiado “El método Grönhlom” o “Glengarry Glen Ross”. Ahora protagoniza “Todos eran mis hijos” en el Teatro Español.  Un drama de Arthur Miller sobre la familia Keller que guarda secretos muy duros de su actividad en la 2ª Guerra Mundial. Acompañado por Gloria Muñoz, Manuela Velasco o Fran Perea y con la dirección de Claudio Tolcachir, se representa en el teatro Español de Madrid. Sobre la obra y sobre su carrera charlamos con este gran actor:

 

P: ¿Cómo es la obra “Todos eran mis hijos”?

 

 

Los protagonistas de la obra. Foto: Jean Pierre Ledos. Fte: Teatro Español

 

R: La historia es una familia que esconde un secreto como casi todas. Durante la guerra tuvieron un percance que han tapado y escondido, pero acaba saliendo a la luz y las consecuencias del percance son terribles y todo eso se va descubriendo a lo largo de la obra. Vemos como eso que está tapado se convierte en una especie de volcán en erupción que va desestructurando esta familia aparentemente idílica.

P: Una obra de Arthur Miler que siempre es una garantía

R: Es una obra maravillosa, de la que además ha hecho una gran versión Claudio Tolcachir, con una duración más ajustada a los tiempos actuales, pero sin traicionar el texto original. Es un drama, pero también es muy entretenida con momentos de humor y de investigación casi policíaca. También creo que es muy cercana y aunque se desarrolla después de la 2ª Guerra Mundial en Estados Unidos, es extrapolable a cualquier otro país o época porque trata de ética, de moral, de gente que se ha enriquecido a veces ilegalmente a costa de una guerra con la excusa de que todo el mundo lo hace. Un conflicto siempre muy presente.

 

P: Es decir, convenciones sociales, aparentar una imagen, todos nos llevamos muy bien, pero en el fondo pensamos otra cosa de las personas con las que nos relacionamos

R: Efectivamente, hay unos códigos para vivir y sobrevivir, pero en el momento en que se rompen se convierte en un desastre. Con todo esto estamos haciendo un mosaico que al espectador le puede atraer mucho porque es muy entretenido, muy cercano, muy reconocible. Es una obra en la que te lo pasas bien, en la que te emocionas y que además te hace pensar, que más se le puede pedir al teatro

P: ¿Qué tal con los compañeros de reparto?

R: Estoy feliz, porque me ha tocado el gordo, no sólo con el director Tolcachir, que es maravilloso, sino por el reparto. Son compañeros maravillosos, somos una familia de verdad en la vida.

 

Fran Perea. Fte:Lavozlibre.com

 

P: Gloria Muñoz interpreta a su mujer y Fran Perea a su hijo, que ha declarado que esta muy orgulloso de trabajar a su lado.

R: Yo adoro a Fran Perea. Un actor fabuloso, con un talento y una sensibilidad fuera de serie y además es un hombre muy inteligente que ha podido llevar su carrera por su lado más facilón en cuanto al éxito y a la tele y está apostando por un trabajo serio, curtiéndose en el teatro. Para mí, eso le ha hecho ganar millones de puntos y toda mi admiración además de mi cariño.

P: Apostar por el teatro, que es lo mismo que ha hecho siempre Carlos Hipólito

R: En el teatro es donde te mides como actor. Tiene varias cosas, que son la presencia y la respuesta inmediata del público, la inmediatez de lo que estás haciendo. No hay trampa ni cartón, si surgen problemas hay que solucionarlos sobre la marcha. El teatro es la cuna del trabajo de un actor, la esencia. Un señor se pone a interpretar un personaje delante de otro para que lo vea, eso es la esencia del actor. En el cine, y la televisión el trabajo es también maravilloso y muy difícil, pero hay muchas manos que lo manipulan. En el teatro el actor es más dueño de su trabajo, por esos todos tendemos a volver o a no irnos nunca.

P: Le hemos visto en Arte, El método Grönholm, Glengarry Glen Ross. Un actor que no para de trabajar y que parece que puede elegir lo que quiere hacer

R: Afortunadamente después de una siembra de muchos años tengo ese privilegio en la media que la crisis lo permite y me permiten elegir. Como yo digo, medio en serio, medio en broma, todavía siguen creyendo que sirvo para esto, con lo cual me siguen ofreciendo cosas. Estoy muy contento, y la verdad es que yo voy intentando seleccionar lo que creo que me estimulará más, lo que me ayudará a aprender y a experimentar cosas nuevas. Estoy teniendo suerte porque las cosas que voy haciendo tienen buen nivel de factura, de resultado y además están teniendo el favor del público.

 

 

Gloria Muñoz, Carlos Hipólito y Fran Perea en una escena de la obra. Foto: Jean Pierre Ledos. Fuente: Teatro Español

 

Al despedirse nos invita a que vayamos al teatro. En esta obra, nos cuenta, la gente se va a encontrar con algo muy variopinto, teatro con mayúsculas. Ver actuar a Carlos Hipólito sobre el escenario es un lujo, pero además hace que la interpretación y el trabajo del actor parezca sencillo. Sabemos que no es cierto, es muy complicado y requiere mucho talento y esfuerzo. Pero, maestros como él nos permiten desplazarnos, aunque sea con la imaginación, a otros lugares y momentos. Eso es el teatro.

Enlaces:

Datos sobre la biografía de Carlos Hipólito

Gloria Muñoz

Manuela Velasco

Anuncios