Es el título de una película española estrenada esta semana, aunque también podría ser el título de un poema. Es una frase bonita que puede evocar momentos felices. Sin embargo, el amanecer de un sueño podemos entenderlo como el despertar de una ilusión, el finalizar un sueño y eso puede ser bueno o malo. Bueno, si supone el pasar a la acción o que hemos logrado la meta. Malo, si se trata de despertar a la realidad y dejar de un lado ideas ensoñadoras.

En todo caso, es un bello título para una película firmada por el director novel Freddy Mas Franqueza con un interesante elenco encabezado por el genial Héctor Alterio y por otros jóvenes actores con una carrera en consolidación como Alberto Ferreiro, Aroa Gimeno o el propio Sergio Padilla. La historia es la relación entre un abuelo y su nieto. Un abuelo sexagenario recibe en su casa a un niño de 8 años abandonado por su madre. Son dos generaciones muy diferentes, pero pronto se superan las dificultades y la amistad y el amor se abren camino. Pasados unos años, vivimos una segunda fase, el niño ha crecido y es ahora quién cuida del abuelo. Además comparten la enfermedad del alzheimer. No tiene cura, solo existen algunos cuidados paliativos y afecta, según nos contó el propio Alterio, a más de 800.000 personas en España entre enfermos y sus familiares, que son quien verdaderamente sufren la enfermedad.

Héctor Alterio y Sergio Padilla en una escena. Fte: malagadecine

En esta película se reflexiona sobre el alzheimer, sobre la soledad, los fracasos, el peso de las decisiones tomadas y también como alguien es capaz de renunciar a sus propios sueños por cumplir con lo que considera de justicia. Una lección para una sociedad, como la nuestra, que condena a la marginación a los abuelos en cuanto no son capaces de cuidarse por sí mismos. Aquí, Marcel, el personaje interpretado con un gran nivel por Alberto Ferreiro, decide cuidar a su abuelo, Héctor Alterio, cuando éste ya es mayor y le abandona la razón. Pero también es la historia de un viaje de las emociones de este joven sobre todo a través de su mirada. Ferreiro nos cuenta, con la maestría de un actor maduro, muchas cosas sólo con sus ojos, con su expresión, con su mirada y sobre todo con sus silencios.

Ferreiro y Gimeno en una escena. Fte: lashorasperdidas

Retomando el título, Amanecer de un sueño, es lo que también debió sentir el director cuando vio la película estrenada en una sala comercial después de 6 años de trabajo y después de que el rodaje de la misma terminó hace casi 3 años. Mucho tiempo ha estado la cinta en montaje y sobre todo solventando los problemas de distribución y exhibición. Pero esto es algo habitual, se pueden llegar a rodar en España casi 100 películas en un año, mientras a veces sólo la tercera parte consigue llegar al gran público. Son muchas las películas que duermen ese sueño obligado esperando que un día amanezca para ellas y puedan ser exhibidas. Es la realidad de un cine español que malvive, que lucha por sobrevivir, pero que lo tiene difícil.

Sin embargo también hay buenas noticias esta semana. Ayer hablaba con Mariana Cordero,  una de las actrices de “La vida empieza hoy” de la directora Laura Mañá que se estrenó antes del verano. Una película que trata sobre las relaciones y el sexo cuando ya se ha cumplido una cierta edad y que como me contaba Mariana, está teniendo mucha aceptación y se presenta en Toulouse en breve. También estará muy feliz Iciar Bollaín que dirige “También la lluvia“, película que representará a España en la carrera por las nominaciones a los oscar. Por lo tanto, seguiremos soñando para ver si amanece, unos con el cine, otros con la radio y con el teatro.

Anuncios