Los premios, premios son, pero son menos premios si no tienen emoción. En la tarde del pasado lunes muchos de los nominados a los premios Max recibieron una llamada antes de acudir la gala en las que les anunciaban los ganadores. “A mí, como a todos, me llamaron para decirme que había ganado, pero no me lo creí” Esto nos declaraba Carmen Machi, ganadora del Max a la mejor actriz de reparto por Platonov. Pero era verdad, hubo una filtración o un error informático y se difundieron los ganadores al tiempo que se perdía la ilusión.

Así, la gala celebrada en el museo Reina Sofía no deparó sorpresas, aunque el equipo encargado de presentar la gala encabezado por Carlos Hipólito lo hizo lo mejor que pudo. Cuando llegué a la sala de prensa, ya se sabía todo y las crónicas y los artículos estaban casi preparados, sólo faltaba añadir algunas pinceladas con las opiniones de los protagonistas. Una amplia sala con todas las comodidades, donde fueron desfilando los diferentes ganadores para las cámaras de televisión, los fotógrafos y aquellos que buscábamos sonidos.

Cartel de Urtain. Fte Lacronica.net

Urtain fue el ganador absoluto, aunque esto tampoco fue sorpresa puesto que era la gran favorita. Se llevó entre otros, los premios de mejor montaje, mejor director para Andrés Lima, mejor actor principal para Roberto Álamo y de reparto para Alfonso Lara. Una compañera me preguntó ¿Dónde están las mujeres de Urtain? En el apartado femenino ganó Blanca Portillo como mejor actriz principal por Hamlet, curioso que también en un papel escrito para un hombre. Blanca estuvo nominada en la Unión de Actores en los apartados de cine y televisión aunque se fue de vacío, el teatro y los max recompensan el trabajo de una grandísima actriz

Sol Picó. Fte: abpress

Charlamos con los ganadores en el apartado de danza, como Sol Picó como mejor coreografía por El Llac de les mosques. “Es importante que se premie la danza contemporánea, hay que ponerse las pilas porque hay mucha gente que se tiene que marchar fuera” comentó la propia bailarina y coreógrafa que estaba contenta por el premio pero desilusionada por la filtración de los premios “ha sido muy feo y desilusionador, no tiene ninguna gracia” También se mostraba feliz Antonio Najarro, premio al mejor intérprete masculino de danza por Jazzing Flamenco “una recompensa a un trabajo muy duro y un premio que hace sentir que tu trabajo sea muy valorado” añadió.

Un programa como gente con Duende tenía que estar en la gala de los premios dedicados a la danza y al teatro. Una gala descafeinada, donde suplimos la ausencia de emoción con la ilusión de estar por primera vez en estos premios. Espero que haya muchas más, pero por favor, que el interés y las sorpresas no se desvelen hasta el final.

Entrevista a Antonio Najarro en radio enlace (9’39”)

Anuncios