Miguel Delibes. Fte:educastur

Estos últimos días se ha escrito mucho y muy bien sobre Miguel Delibes. Mucho porque ha sido un personaje muy importante en el mundo de la literatura y el periodismo, uno de los más brillantes escritores en lengua castellana del siglo XX. Muy bien, porque muchos de sus amigos son hábiles con la pluma y han destilado arte a raudales en su recuerdo.

Sé que mucho no puedo aportar, pero no me resisto a unirme a este homenaje. Un hombre que cobra su auténtica dimensión ahora que nos ha dejado. Aquellos, que como Delibes, hemos nacido y vivido en Valladolid nos duele un poquito más su muerte. Un vallisoletano ilustre, un hombre comprometido con Castilla, con sus pueblos y con su naturaleza, austera y a veces árida, pero siempre con encanto. Estos días, recordando a Miguel Delibes, también he añorado mi tierra, la que muchos hemos tenido que abandonar en busca de opciones laborales, pero que siempre llevamos en el corazón.

Otra pasión compartida, nuestro Real Valladolid de fútbol, que lucha desesperadamente por mantener la categoría en la élite del fútbol español. Este pasado domingo no pudo dedicar la victoria a Don Miguel por la culpa de un Real Madrid de ensueño, una legión de estrellas que además contaban en sus filas con el incondicional apoyo arbitral (una vez más en el estadio Zorrilla).

M Delibes. Fte:pintandoversos

Un escritor sublime, que contaba las cosas con la sencillez que a veces es lo más difícil. De lectura obligada en los colegios e institutos, nos acercó al mundo de la literatura con obras como “Las ratas”, “El príncipe destronado” o “La sobra del ciprés es alargada” y otras tantas. Muchos de sus libros fueron llevados al cine y al teatro como “Los Santos inocentes” o “Cinco Horas con Mario”. Con su última novela, “El hereje”, nos adentramos en el mundo del Valladolid del siglo XVI, recorriendo las calles y plazas de la mano de Cipriano Salcedo, de las ideas de reforma  y de la siempre presente Santa Inquisición. Hoy, por fortuna, nos queda el legado de una amplísima obra de incuestionable calidad. Seguro que es un buen momento para releer alguno de sus trabajos.

También fue periodista en uno de los diarios más antiguos de España, El Norte de Castilla. Se incorporó como dibujante, después fue redactor, editor y finalmente director entre 1958 y 1963. Hasta su fallecimiento ha seguido vinculado al diario, donde acudía de vez en cuando a responder cartas de los lectores. Nos cuentan también, como rechazó dirigir El País cuando este diario salió a la luz en 1976. Todo por permanecer en tierras castellanas.

En los últimos años se lamentaba de no poder disfrutar de algunas de sus pasiones, como la caza. Muchos vecinos de Valladolid se acercaron a darle su último adiós. Vídeo resumen en Castilla y León TV (3’21”)

Se fue, pero nos quedan sus obras, sus enseñanzas como periodista y sobre todo, su amor a Castilla y a Valladolid. Un centro cultural, un colegio, muchos premios y algunas distinciones merecidas. Suerte poder compartir el periodismo y la pasión por nuestra tierra. Con eso me conformo. Hasta siempre Don Miguel.

Otros enlaces:

Semblanza en canales el norte de castilla

Exposición sobre la vida y obra de Miguel Delibes en Centro Virtual Cervantes

En memoria de Miguel Delibes en espaciolibros

Anuncios