Yeses nació en 1985 en la cárcel de mujeres de Yeserías de donde heredó el nombre. En estos años han realizado 40 montajes, más de 600 internas han pasado por el grupo y han contado con la colaboración de varios actores y actrices del exterior. En el mes de noviembre estrenaron su último montaje “Una no gana para sustos”, obra con la que recorrieron varias localidades de la Comunidad de Madrid. Son casi 25 años mezclando cárcel y teatro, poniendo la interpretación al servicio del objetivo de la reinserción.

 P: ¿Cómo fueron los comienzos de la compañía?

R: Fueron tiempos muy difíciles, estaba la transición española y la recién llegada ley general penitenciaria, que abogaba mucho por los derechos de los presos. Las cárceles eran franquistas, se primaba la vigilancia por encima del tratamiento. La gente estaba muy destrozada por la drogas, aunque yo era muy joven y tenía muchas ganas y con mi título de arte dramático me fui a por la directora, estuvo de acuerdo en probar y desde entonces hasta ahora.

P: ¿Se puede decir que la historia de Yeses es la historia de las cárceles españolas en los últimos 25 años? R: Hemos seguido toda la evolución, tanto las chicas como yo. Muchas de las que han pasado por el grupo se han reinsertado, pero también he visto muchas muertes, sobre todo de sida que causó estragos. Chicas maravillosas que nuca olvidaré.

P: Y siempre con un objetivo, la reinserción

R: Por supuesto, el teatro es un aprendizaje liberador. Cualquier persona que tenga un mínimo sentido artístico puede colaborar y sobre todo es importante hacerlo en la cárcel por lo que supone de tarea de creación e imaginación en grupo. Es necesaria la solidaridad, la cohesión y el respeto al trabajo de los demás. Todo esto crea una fiebre positiva, todos estamos en el mismo barco y todos somos importantes.  

 P: ¿Cómo es la rutina de trabajo?

R: El taller abre todas las tardes y como yo soy funcionaria estoy todos los días. Creo que la continuidad es muy importante ya que ellas se acostumbran a la constancia y al trabajo.

 P: ¿Qué papel juega la disciplina en este proceso?

R: Sin disciplina no se puede hacer nada. Hay muchas chicas que creen que la vida es un accidente que carece de valor porque han tenido experiencias terribles y han vivido siempre al límite. Con el teatro intentamos que recobren su autoestima, que sepan que hay gente que también sufre y que pelea y se esfuerza por conseguir un objetivo. Les ayudamos a aprender a disfrutar de la vida.  

P: ¿Hay algún requisito para que las internas puedan participar en el grupo en cuanto a condena, condiciones de internamiento, etc.?  

R: La mayoría son penadas. No utilizamos preventivas por carecer aún de condena y podrían quedar libres en mitad de los ensayos. Lo que les pido es entusiasmo, fuerza y esfuerzo. Se trata de despertarles la sensibilidad de vivir.    

Fte: elenacanovas.com

P: ¿Habrás vivido cientos de historias en estos años y mujeres que se hayan reinsertado después de pasar por Yeses? R: Si de hecho voy a escribir un libro y se ha hecho una película sobre mi vida, “El patio de mi cárcel” que reflejaba esos primeros momentos tan duros. Tengo muchas vivencias límites, he vivido amotinamientos en la cárcel y situaciones muy difíciles. Pero lo maravilloso es la trasformación. Ver una chica que le han dicho que no servía para nada y empieza, aunque sólo sea con la obligación de poner una silla en el escenario en un momento de la obra y que vive para ese momento, y que después se supera y llega ser una chica normal, es la mayor satisfacción que tengo yo.

 P: ¿También habrá habido momentos duros?  

R: Hicimos la obra “Mal bajío” que fue muy problemática porque hablaba de la cárcel de mujeres, denunciaba el sistema y la pasividad de algunos funcionarios. Ya sabes que antes la idea que había es que los internos eran unos desgraciados. Las cosas han mejorado mucho, pero he tenido que capear con directores muy políticos que no te lo ponían nada fácil.

P: ¿Han colaborado con vosotros actores y actrices del exterior, incluso algunos famosos?

R: La experiencia ha sido maravillosa y fue muy importante cuando Instituciones Penitenciarias dejó entrar actores en la cárcel. Recuerdo la participación de Juan Luis Galiardo y Loles León en una obra sobre la vida de las chicas en el papel de unos policías y estuvieron fenomenales. Además Loles estuvo en la cárcel ensayando, para ajustar su personaje y apoyar a las chicas.

Terminamos la charla rodeados de guardias civiles y de las propias integrantes de la compañía. Ha sido una tarde muy intensa y especial, sobre todo por estar en compañía de unas actrices a quienes después de finalizar la obra les esperaba un furgón con destino la cárcel.

Otros enlaces de interés: 

Página de la compañía de teatro Yeses  

Reportaje emitido en Gente con Duende (Audio 7’15”)  

CV de Elena Cánovas  

Blog de Elena Cánovas  

Reportaje sobre Elena Cánovas (Vídeo 9´34´´) 

E. Cánovas. Fte:uniondeactores

El teatro también es un elemento que puede servir para la reinserción social de los presos. Esto es lo que cada día nos demuestra Elena Cánovas, fundadora y directora de Teatro Yeses, compañía integrada por internas de la cárcel de mujeres de Alcalá de Henares. Elena es licenciada en arte dramático, funcionaria de prisiones y sobre todo, una amante de las artes escénicas. Charlamos con ella sobre esta experiencia que mezcla el gris de la cárcel con los colores del teatro.

Anuncios