Dos formas de hacer cine. Por un lado “2012”, una superproducción americana de género de  catástrofes con un gran despliegue de efectos especiales y un presupuesto millonario. Por otro lado, “Celda 211”, una película española con menos recursos sobre un motín carcelario cuyo punto más destacado es la fuerza interpretativa de sus actores. Si tuviera que elegir entre ambas ¿cuál sería su decisión?

celda 211 -1

Cartel Celda 211

Ambas cintas, aparte de los números en el título, tienen poco en común. La distancia entre la industria cinematográfica española y la americana es tan gigantesca como alguna de las olas del tsunami que en “2012” arrasa ciudades enteras,  o que anega las salas de los cines sin dejar hueco a las propuestas españolas. La diferencia de medios es tal, que ambas películas no son comparables. La diferencia de los resultados de taquilla será significativa, también lo es el número de copias distribuidas. No queremos hacer comparaciones, únicamente nos fijamos en la presentación de las alternativas y en la posible elección.

“2012” está dirigida por Roland Emmerich y cuenta con algunas caras conocidas como John Cusack, un escritor separado de su esposa Amanda Pett que vive pluriempleado como chofer. Chiwetel Ejiofor es el científico que da la voz de alarma en EEUU, que cuenta con el segundo presidente negro de la historia del cine, Danny Glover (tal vez por casualidad). Llega el año 2012 y se acerca el fin del mundo, como predijo el calendario maya. Se produce una alineación especial de los planetas, un conjunción de fenómenos meteorológicos y geológicos de tal magnitud que no hay forma de escapar. No se detallan las razones del caos, bien porque se considera que serían difíciles de entender, bien porque realmente no importa el origen cuando el destino seguro es la muerte. Sin embargo, algunos científicos fueron capaces de predecir este apocalipsis y los más altos magnatarios mundiales se preparan para lo inevitable. Catástofres, toques de moralina sensiblera y un impresionante despliegue de medios en una cinta donde el trabajo de los actores no es lo más importante.

2012 -1

Cartel 2012

Una película de domingo por la tarde, para acompañar de los amigos y las palomitas. Hoy se estrena en España con algunas críticas bastante duras, como la de Pablo Rodriguez. Un cine que no suele gustar a los especialistas, aunque como si de una regla natural se tratase, la recaudación probablemente será un éxito. Incluye algunos elementos muy  manidos pero que siembran un cierto desasosiego y no porque pensemos en el fin del mundo, que no lo hacemos, sino por hacernos algunas preguntas como ¿Qué haría yo si sé que voy a morir? ¿Seríamos capaces de mantener la dignidad o estaríamos dispuestos a hacer cualquier cosa por una posibilidad de salvación? ¿Seguiría existiendo la entrega desinteresada y la solidaridad? Un debate que no es nuevo, que supone una mirada hacia el interior de uno mismo y que sigue despertando interés. El trailer de 2012 (2’27”)

Si preferimos una historia de personajes, con un duelo interpretativo entre sus dos actores protagonistas, la opción sería visitar la celda 211. Un joven funcionario, Juan Oliver (Alberto Amman), que ha sido destinado a la cárcel de Zamora se presenta el día anterior a la fecha de incorporación para conocer el trabajo, a los compañeros y dar una buena impresión. Cuando está dentro del módulo de los presos más conflictivos, estalla el motín y se queda encerrado dentro de la galería después de sufrir un accidente. Para sobrevivir se hace pasar por un preso recién llegado. El líder de los amotinados es Malamadre, un tipo duro encarnado por Luis Tosar que sabe que no tiene nada que perder. Lo más destacado es el ambiente de tensión dramática, una negociación con luces y sombras, pero sobre todo el duelo interpretativo de un soberbio Luis Tosar, que ya huele a Goya y de un casi debutante Alberto Ammann que mantiene el nivel sin aparentes dificultades. Trailer (2’12” )

Daniel Monzón dirige su cuarta película,  después de “El corazón del guerrero”, “El robo más grande jamás contado” o “La caja Kovack”. Un trabajo más maduro que seguro seguirá una senda de éxito camino de los premios goya.

Ahora sólo queda acercarse al cine y responder a la pregunta antes lanzada

Otros artículos relacionados

Alberto Ammann. Lahiguera.net

Entrevista con Alberto Ammann en Radio Enlace (16’23”) donde nos desvela algunas claves de Celda 211

“2012”: últimos días con Emmerich

 Fotografias y clicps en labutaca.net

Cine en 20 minutos

“2012” ¿Quien sobrevivirá a la destrucción masiva?

Anuncios